Rinocerontes eran los de Antes

Evolution

domingo, septiembre 17, 2006

Reminiscencias

Uno de los cuentos de Horacio Quiroga que más me impactó, leídos en mi niñez, fue el del Paso del Yabebirí, donde las rayas protegen a un señor que vivía en el monte de ser atacado por los tigres, en agradecimiento a que este señor las había salvado tiempo antes, corriendo a escopetazos a unas personas que pescaban con dinamita destruyendo el ecosistema del río. El cuento es espectacular, las rayas permiten al hombre huir a una isla y le cierran el paso a los tigres envenenándolos a aguijonazos. Pronto llegan todos los tigres de la zona y las rayas terminan muriendo para impedir que este hombre sea devorado.

En el mundo real, el que vivimos, no comprendemos, y tratamos de adaptarnos cuando no nos sentimos con suficientes fuerzas para cambiarlo, las cosas no son así. Una raya terminó con la vida de un naturalista. Se sintió invadida, sacudió su aguijón y le envenenó el corazón. Irving la estaba pidiendo a gritos; es la verdad. Si no era esa, lo hubiera atropellado una lombriz de tierra gigante, lo cierto es que estaba regalado. Y este mundo dista de ser el de los cuentos.
Hace unos momentos, leyendo el post de Irina, recordando las crónicas que hice desde Paraguay recordé la ilusión que me hizo ver en el mapa el Paso del Yabebirí. Es al sur, sobre el río Paraná. Recuerdo que cuando llegué al aeropuerto de Asunción, me estaba esperando Blatter y en el viaje hacia la empresa me tendió un mapa del país. El nombre del Paso del Yabebirí saltó de entre la multitud de nombres que estaban en el mapa, como si sus letras fueran de fuego. Debí abrir los ojos bien grandes recordando aquél hermoso cuento de Quiroga. Blatter mientras manejaba me escrutó en silencio. Quizás pensó algo así como -el paso del yabebirí...de esa mierda me hablás?
Ni siquiera sabía de Quiroga. Fui el resto del viaje contándole los cuentos que más me gustaron. "Ah..anaconda, si..la de la película". Semanas más tarde, matando el tiempo busqué por todas las librerías los cuentos de la selva de Quiroga para regalarle a su hijo y no los encontré por ninguna parte. Estaban los "Cuentos de amor, de locura y de muerte". -Tengo El libro de la Selva- me dijo un vendedor. Pero la idea no era regalar un libro que hablara de osos y tigres de bengala sino de coatíes, jaguares y caimanes.

Paraguay es un país muy lindo, realmente, ¡pero nuestro planeta es lindo!, sobre todo si hacemos el ejercicio de compararlo con otros que conozcamos...Marte, Venus, o con la Luna, Fobos o Deimos...es cierto que "como el Uruguay no hay", pero hasta que me demuestren lo contrario "como la Tierra no hay". Y uno siente el compromiso desde que abre los ojos de hacer lo que pueda para que este planeta no se degrade más. Y la lucha diaria es no degradarse uno, no permitir que la mediocridad y el miedo le hagan campamento en el corazón. Cuando eso sucede nuestro mundo es feo y gris. Yo quiero que sea azul. Así, como una joya azul y preciosa, veía nuestro planeta un astronauta israelí al mismo tiempo que en su superficie, una nación muy poderosa arrasaba a otra más débil,por motivos que van a tardar muchos años en ser esclarecidos. Aunque el motivo final, siempre, es el miedo.


Gracias Irina, por recordarme que tengo cosas lindas para recordar.

Etiquetas:

5 Comentarios:

A la/s 17 septiembre, 2006 21:04, Blogger Irina dijo...

Las cosas que uno leyó de chico no terminan nunca y aparecen cuando menos lo esperamos.

Gracias a usted, por considerarme una planetaria más.

Irina

 
A la/s 18 septiembre, 2006 21:20, Anonymous tristón dijo...

Las hienas como yo, robertö, nos abatimos con facilidad. Pero también sabemos alegrarnos, como en el día de hoy.
Con respecto al señor Irwin, ese representante del espectáculo humano, yo no lo conocía y me enteré de él cuando murió. Fue su anterior posteo lo que me hizo darle una vuelta más al asunto, pero la imagen del tipo con el pendejo en brazos de unos meses dándole pollo al cocodrilo está jodida. Era evidente, como Ud. dice, que al tipo no le importaba nada de nada, ni siquiera vivir. Ahí anda la imagen del tipo muriendo, pero no me interesa.
Respecto a su aflicción por el planeta tierra, no se preocupe que ella se va a arreglar sola. Ni rastro va a quedar de nosotros y ella todavía va a estar ahí acomodándose las plumas. Un escritor español-paragua que vivió mucho tiempo en el Yabebirí lo dijo hace mucho tiempo, que toda batalla contra la naturaleza es una batalla perdida.
Con respecto al Yabebirí y sus antiguas crónicas del Paraguay, veo que sensibles humanos se las están solicitando de nuevo. Por favor no los desoiga.

 
A la/s 18 septiembre, 2006 22:26, Blogger Robertö dijo...

Si. La imágen de Irwin con el hijo en brazos y el cocodrilo marino es demasiado fuerte. Lo ví muy afligido, contando como en ese momento pasó a ser practicamente de héroe nacional a un tipo miserable que cualquiera puteaba por la calle. Yo creo que el hecho de que una persona se equivoque no la hace menos buena. Ahora, si hiciera lo mismo una vez por semana ya mi opinión sería otra. Yo soy tolerante con los errores de los demás, por el simple hecho de que, a pesar de no soportar equivocarme, aprendo algo de cada una de mis metidas de pata.
Además, tengo la creencia que la gente cuanto mas taimada, más se aferra a la vida.Porque no cree en nada. No creo que este loco quisiera matarse, de hecho lo ajustició un animal casi inofensivo. Lo que si creo es que jugaba con fuego y lo sabía. Y estoy seguro que era un tipo bueno. En el fondo todos tenemos algo genuinamente bueno adentro, y también algún que otro demonio con el que nos agarramos a cascarazos cada dos por tres.

Es cierto lo que dijiste Irina, sobre los libros que leímos de niños. Las imágenes más fuertes quedan grabadas para siempre y se aparecen sorpresivamente y el cuento sigue transcurriendo, como si nunca hubiera terminado.

 
A la/s 19 septiembre, 2006 23:12, Blogger Von dijo...

Ni nunca! Gritaban las rayas.

 
A la/s 20 septiembre, 2006 12:08, Anonymous robertö dijo...

cierto!!

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Free counter and web stats