Rinocerontes eran los de Antes

Evolution

sábado, octubre 28, 2006

El tétanos de mierda



Hace tres días me introdujeron en mi precioso organismo una colonia de bacterias, denominadas Clostridium Tetani, con la finalidad de poder crear anticuerpos para repeler una futura accidental invasión de las mismas a mi cuerpo. Entonces tengo fiebre y dolor de cabeza desde el miercoles. Resulta que estos bichitos anaeróbicos de la foto, una vez instalados en tu cuerpo comienzan a repartir una neurotoxina llamada Tetanospasmina que te produce unos dolores y contracciones musculares espantosas, problemas respiratorios y después de sufrir como un condenado, la muerte. Dicen que fue la posible causa de la muerte de Jesucristo, aunque también dicen que este se habría escapado para Cachemira con María Magdalena. Quién lo sabe...
El hecho es que la foto que bajé de la bacteria, si mirás con cariño, se parece mucho a la imagen de San Jorge a caballo, con una espada en la mano derecha, abatiendo al dragón.


A mi siempre me causó atención eso de bajar dragones pestilentes e indestructibles. Siempre creí que es cosa de querer es poder y el dragón se da cuenta y se sale de tu camino porque te ve en la mirada que a vos, cuando querés, no hay nada que te dentenga. No se si me explico. Creo mucho en la fuerza de la voluntad y en eso de que la fe mueve montañas.
Me puse a leer sobre el tal Jorge (San).
Tal parece que en la región africana de Libia había hace mucho tiempo un pueblito muy cerca de un lago, de cuyo suministro de agua dependía. Hete aquí que a un dragón malvado un día se le ocurrió tomar el lago como residencia, impidiendo el acceso de la población al agua potable, además de devorarse a los habitantes del pueblo. Aparte hedía muy mal y la gente que andaba en la vuelta se apestaba y moría. Entonces los pobladores llegaron a un arreglo con el saurio. Dos ovejas por día a cambio de que no se aproximara al pueblo con su hedor espantoso y mortífero. Estuvo todo bien hasta que comenzó a decrecer significativamente el numero de cabezas de ganado ovino ante lo cual la población decidió sortear una persona por día de entre todos y mandarle al monstruo una oveja y una persona. El rey aprobó lo determinado por su pueblo y la medida se comenzó a efectivizar. Aparentemente al dragón le daba lo mismo. Y sucedió entonces que el bicho malvado se comenzó a devorar una persona por día sin que nadie dijera ni mu, hasta que en el sorteo quedó elegida la hija única del rey. Que rey más boludo!!! Que tipo de rey no pudo manipular el bolillero?? Se ve que antes no se usaba, ahora los hijos de los presidentes suelen tener privilegios enormes. Pero evidentemente este rey era muy pelotudo, porque no solo era un incapaz que miraba por la ventana como su pueblo sufría de la tiranía del dragón, no hacía nada, no propuso ninguna alternativa mas eficiente para la reproducción del ganado y encima va y se le pone a llorar como una nena a su hija para decirle que era lo más precioso que tenía y que iba a ser un desgraciado que no iba a tener nietos y no se cuantas milongas más. La bañó con sus lágrimas dice especificamente la leyenda. Y no se te ocurrió ir en lugar de ella, campeón???? Mirá que saliste cagoncito ¿eh? (me estoy entrando a calentar). El hecho que la ponen a la muchacha en la orilla del río y ella se queda ahí, como una estaca, para que la gente no se la agarre con el incapaz del padre y no le haga una pueblada. Y justo que está la mina sollozando en la orilla aparece este tal Jorge que venía bobeando a caballo y viene a aparecer (no son ningunos nabos estos Santos, hasta ahí no había aparecido nunca) minutos antes de que el dragón se engulla a una hermosa princesa (dice la leyenda que estaba muy buena la chica). Bueno, San Jorge se la empieza a chamullar, la mina, que era más buena que un pitufo, le dice que se vaya porque ella está sentenciada (le podía haber dicho, esperame acá cinco minutos que voy al baño a arreglarme y vuelvo). Y nada, San Jorge le escuchó la historia y le dije que se quedara tranquila que él le iba a dar al dragón para que tuviera y llevara. En eso que están charlando el bicho emerge de las aguas del lago, San Jorge se monta en su caballo y le hunde la lanza en el cuerpo (pongamole que se la mete en las costillas, porque en ningún lado dice)y lo hiere, pero teniendo la precaución de dejarlo vivo. Y va y le pide a la doncella una piola o algo que tenía ella, no me acuerdo bien, y se lo ata al cuello al animal y lo lleva como un perrito hasta adentro de las murallas del reino. Y la gente corre espantada para sus casas y San Jorge le dice que si quieren que mate al dragón se tienen que bautizar todos y convertirse al cristianismo. Caso contrario les suelta el dragón para que se los coma y los apeste a todos. Entonces muchos años después la iglesia católica lo canonizó. Que se yo. Si esto que dice es verdad estamos hablando de un extorsionador hijo de mil putas que era mas detestable que el dragón. Si viviera hoy sería un gran contratista de futbolistas profesionales. Y termina en que todos se bautizan, San Jorge decapita al dragón y se toma los vientos. Y el pueblo este habrá seguido con ese salame que tenía de rey, y la hija se habrá casado con el tipo que su padre quería como se estilaba y habra sido lo más feliz que pudo. Capaz que tuvo un matrimonio tan infeliz que más de una vez habrá dicho "pa que mierrrrrda se habrá aparecido este culorroto de San Jorge y no habrá dejado que me comiera el dragón". Pero en las leyendas no trascienden esas cosas.

E investigando por ahí, llegué a que la leyenda de San Jorge es muy parecida a una de las tantas aventuras del héroe Perseo. La mamá de Perseo se llamaba Dannae y también se cuenta que estaba muy fuerte. Y como en tantos mitos griegos no faltaba una pitonisa que dijera que el hijo de la muchacha iba a matar a una persona influyente (en este caso el propio padre de Dannae) ante lo cual el padre, Acrisio, la encerró y la aisló del mundo. Pero el que todo lo veía por entonces y no perdonaba mujer linda era el barbudo Zeus. La embarazó de inmediato. Y acá la leyenda se repite como en tantos embarazos antiguos no queridos. Boleo en el orto a la madre y la criatura, a un cajoncito y a la deriva por el océano. Ahí Poseidón dirigió el cajón hasta una isla donde reinaba un tal Polidectes(a pedido de Zeus que si bien no era un ejemplo de padre, algunas veces no dejaba tirados a los hijos). En esa isla se crió y creció Perseo. Y parece que Polidectes se quería tranzar a la madre pero ésta estaba muy enamorada de su hijo (en el buen sentido, creo) y no tenía modo de que le diera pelota. Entonces programó una boda con otra muchacha y lo invito a Perseo. Perseo se excusó diciendole que era muy pobre y que no tenía nada para regalarle y ahí el monarca le mandó la trampa. -Ya se, dijo. A mi me gustaría tener la cabeza de Medusa la gorgona. Y Perseo entró como un caballo y le dijo que se la conseguiría. Y el rey se debió frotar las manos y a hacerse la película con la vieja de Perseo.



En otro tiempo medusa había sido muy linda, pero como había tenido problemas con Atenea, ésta la había transformado en un ser horrible, que se arrastraba como un reptil, tenía colmillos de jabalí, y serpientes en la cabeza. Y para peor una mirada que transformaba en piedra a todo aquél que la miraba. Y las otras dos gorgonas eran menos famosas que Medusa. Y arranca Perseo, todo entusiasmo a buscar a Medusa para arrancarle la cabeza y cuando va llegando ya ve pila de bichos convertidos en piedra por el monte y personas y ya entró a sentir una especie como de sustito. Pero viene Atenea, que no la podía ni ver a la gorgona, y le prestó su escudo que estaba muy pulido como un espejo y le tiró también con las sandalias aladas de hermes. Eran como los nike air de la época. Llega Perseo hasta la morada de las gorgonas, distingue a Medusa , que era la más horrible de las tres y la decapita mientras duerme, guiandose hasta ella mirandola a través del reflejo en el escudo de Atenea. Entonces guarda la cabeza llena de serpientes en un morral que también se lo había dado Atenea (no veo por qué, lo podía haber comprado en cualquier lado. Uno poquito fiolo Perseo) y se va de regreso a entregar la cabeza al rey Polidectes. Y va chiflando por el bosque y se toma con el titán Atlas que siempre andaba sosteniendo sobre sus hombros a la bóveda celeste. Y Atlas ya arrancó mal porque le empezó a endilgar que se rumoreaba que Perseo le venía a robar la manzana de oro de un arbolito que tenía y Perseo se recalentó porque no tenía nada que ver y le dijo. -Mirá lo que tengo para vos. Y a continuación sacó del morral la cabeza de la gorgona y el gigante Atlas se transformó en una cadena de montañas.



Me olvidé de contar, que cuando Perseo le cortó la cabeza a la gorgona salió de la herida Pegaso, el caballo alado. Y Perseo se subió y salió volando antes que lo agarraran las hermanas de Medusa. Entonces después de lo de Atlas, andaba Perseo revoloteando en el Pegaso y llegaron hasta un lago en cuyas orillas había una doncella encadenada, Andrómeda. Muy hermosa claro. Y estaba pagando la culpa porque la madre Cassiopea, que era la mujer del rey de un pueblo de Etiopía habría dicho que su hija era más linda que las nereidas. Entonces las nereidas le pidieron a Poseidón que le mandara un lagarto marino a esta botija y que se la comiera. Y justo justo que llega Perseo y no va y sale un dragón escamoso de las aguas, igualito que el que mató San Jorge. Y va y le corta la cabeza con la espada indestrucible ( que adiviná quien se la habia regalado? si Atenea). Y entonces va y le corta las cadenas a Andrómeda y cuando se miran se enamoran.



Pero cuando está el bicho muerto aparece el novio de Andrómeda con doscientos guerreros a reclamar. Y Perseo lo increpa para saber donde estaba cuando la novia lo precisaba y "que que venís ahora que está el dragón muerto", le decía sacando pecho. Entonces el novio da la orden y se le vienen los guerreros a los bifes y Perseo lo para y le dice. Para, tengo un regalito para vos. Y todos se quedan mirando y saca la cabeza de Medusa del morral y se quedan todos hechos piedra. Menos Andromeda que estaba detras suyo. Entonces se va con Pegaso y con Andrómeda para su pueblo. Después llega para encontrarse con Polidectes y no se sabe donde dejó estacionado a Pegaso porque no se supo más de él, hasta que tiempo después se supo que montado por Belerofonte mató a la quiméra (otro bicho espantoso que murió en un episodio también muy similar al de San Jorge). Bueno, resulta que llega hasta donde Polidectes y se entera que el muy cerdo abusó de su vieja (de Dannae) entonces se le apersona haciendose el gil. Y le dice que le trajo el regalito que le pidió. Y el vejiga de Polidectes no va y no le dice " A ver que me trajiste?????" y ni lento ni perezoso va Perseo y saca la cabeza de Medusa del morral y los deja al rey a y todos sus alcahuetes de piedra.



Y yo acá con un dolor de cabeza de la gran puta escribiendo de todo esto porque resulta que la foto del tetanos se me ocurrió que se parecía a San Jorge y el dragón. Estoy en el horno!!!

Etiquetas:

sábado, octubre 21, 2006

Mr. Bean por un Día y otras cuestiones menores


Ya hace más de un año que empecé a escribir cosas por aquí. El mes que viene cumplo años en mi vida 3D y en el trabajo me obligan a que lleve masas para festejarlos(a ellos). A mi no me pesa llevarles masas a mis compañeros. Se quedan tranquilos por un tiempo y en apariencia toman el aspecto de que me quieren.

Mis otros compañeros son ustedes, los que me leen aquí, a quienes no conozco en algún caso porque pasan y no dejan mensajes y en otros casos se ha producido un intercambio que ha generado en mi un sentimiento que se asemeja en mucho a la amistad y puedo decir que quizás los conozco mejor que a personas con las que tengo contacto directo. No me disgustaría nada que me obligaran a pagarles unas masas o tomar unas copas. Pero creo que más o menos todos tenemos alguna especie de necesidad de permanecer ocultos, abstractos, anónimos e intocables. No se bien por qué.

*****

Desde hace un tiempo, y siempre que lo recuerdo, vivo cada momento como si fuera el último. Trato de no guardarme nada. Hacer cosas que no hice antes, expresarle algo que sienta a alguien, etc. Me da por hacer cosas buenas para los demás y una vez que empecé con eso no he podido parar. También cometí una grave excepción. No todo es perfecto y la verdad, me pesa mucho.
Entonces este año me entusiasme para correr con algunos compañeros de trabajo los diez kilómetros de nike. Estoy entrenando mi resistencia porque llevo años sin ejercer ninguna defensa ante los procesos de oxidación muscular. Tengo mucha fe en que voy a poder llegar a la meta en poco más de una hora. Me estoy fortaleciendo. A lo mejor me toca correr medio cerca de alguno de ustedes y no nos conocemos.
Carmelo el caymán, un compañero de despacho, me ofrece consejos para encarar la travesía, me dijo de comprar championes adecuados para correr. Eso me produjo un tajo de dos mil pesos en mi economía. Championes son zapatillas, y por si vuelve el lector de Latvia son "тапочки".

*****

Hace un tiempo un par de amigos visitantes me pidieron que volviera a escribir crónicas de mi estadía en Paraguay. Había olvidado esa etapa, sin embargo esa petición me trajo un manantial infinito de recuerdos. Y solamente estuve allí tres meses. Y me sorprende que puedo escribir una crónica de que me topé con una hormiga o que un gorrión se chocó contra nuestro auto y nos quedó mirando con sorpresa luego de rodar por el capot. Y casi no puedo escribir nada interesante de mi vida aquí en Montevideo. La diferencia es que lejos, estaba más alerta. Todo era nuevo. Mis sentidos estaban más agudos. Y como siempre digo, la única diferencia es la actitud.

*****

Desde que escribo aquí, por el estilo en que lo hago, siento permanentemente que estoy caminando por la cornisa del ridículo, a punto de caer al vacío. Podría decir que no me importa, pero la sola mención y analisis del caso lo contradeciría. Reconozco poner un relativo cuidado al apretar el botoncito "PUBLICAR ENTRADA". Muchas veces mi mente duda y cuando mi mente despeja la duda, duda mi dedo indice sobre el botón izquierdo del ratón. Finalmente una voz dice "Si!", "Adelante", etc. Entonces ustedes pueden leer estas cosas. Antes eran pelotas de papel surcando el eter hacia la papelera.

*****

Ayer,Viernes, fue un día con momentos de ridículo y comedia. Voy bajando la escalera hacia el comedor a unos cuatro metros de Grisell y Marianael, el comedor con sus largas mesas atestadas de gente. Como últimamente estoy comiendo poco me sobra comida y se me va acumulando en la heladera que tenemos en la cocina del piso. El viernes además de mi ración de comida preparada para el día tenía un potecito con ensalada de repollo con abundante mayonesa que había comprado el domingo anterior. Decidí aprovecharla y bajé con dos tupper y el potecito encima. Para entrar al comedor hay que marcar tarjeta así que, con una mano ocupada por ella, se me habían achicado bastante los margenes de seguridad en el transporte de mis alimentos. Entonces voy bajando la escalera y noto que el pote de ensalada daba pequeños cabeceos y yo acomodaba mi brazo izquierdo cargado con los tuppers para que cabeceara hacia el lado de la estabilidad. En eso se abre la puerta del ascensor a mi derecha, a unos tres metros y sale de él rumbo al comedor Tatiana, la mujer de Zacarías, con paso firme y veloz. Me distraigo en mi labor estabilizante de potes, este vuela y cae sobre el piso monolítico, estallando como una Napalm de mayonesa. Unos dos o tres metros cuadrados de repollo pegoteado por el suelo y pinceladas de mayonesa por doquier. Ante la desgracia, la mirada a través de la puerta de vidrio de dos docenas de encéfalos semiconocidos y risueños. El abandono rápido de Marianel, Grisell y Tatiana, quien no solo no detuvo su marcha firme sino que en medio de mi perplejidad me espetó alguna frase alusoria al hecho que no me fue posible decodificar y que alimentó con creces mi sensación de ridículo. Marianael también se encargó de intensificar su marcha y vociferar para que todos fueran testigos de mi torpeza. Así que traspongo el umbral soporto las miradas tratando de aferrarme a la poca dignidad que me quedaba en pie y voy a buscar un trapo de piso para limpiar el desastre. Me topo con uno que estaba debajo del lavavajillas, lo tomo sin pensar y me vuelvo rumbo al lugar de los hechos. Aparentemente estaba muy mojado porque escucho unos gritos de tremenda estridencia proferidos por Tatiana porque le estaba mojando las piernas mientras pasaba o sacudia el trapo (realmente ignoro que demonios estaba haciendo en ese momento porque estaba apoderado por el pánico). Lo que si recuerdo es que otra vez, alertados por los gritos de alarma tenía a las docenas de encéfalos mirandome al unísono. Fue lapidario. Era decir algo ocurrente o irse corriendo, pasar por personal, renunciar y no volver jamás por ahí. Entonces pregunté si alguien más quería que lo mojara con el trapo, los encéfalos comprendieron que su mirada cuestionadora me alteraba y volvieron a girar hacia sus platos para seguir comiendo en silencio. Limpié como pude el estallido de salsa. Y luego me senté a comer en la mesa llena de mujeres (para peor) tratando de disimular más que nunca la taquicardia y con mi mejor cara de que aquí no había sucedido nada.
Entonces comenté que en realidad la ensalada era del domingo, que yo ya la había mirado con desconfianza y que Tatiana sorprendiendome al salir intempestivamente del ascensor provocando mi distracción, en realidad me había hecho un favor. "Por algo pasan las cosas..." sentencié, ante la admiración de las comensales por el modo en que superé el momento.
Pero no terminaron ahí mis desgracias.Tatiana me dijo que una de las comensales era la contadora que recibía y aceptaba las facturas de gastos que realizamos trabajando para la empresa, ante lo cual la contadora preguntó en broma que que comí en Paraguay porque las facturas decían todas "consumición" y que le daba curiosidad. Cuando le empiezo a explicar las virtudes de la cocina paraguaya y los platos que comía con más frecuencia quizo el destino que se me adhiriera a alguno de mis conductos respiratorios una partícula de pan rallado de la milanesa y le tuve que hacer una seña de que no podía seguir hablando. Comence a toser y esto pareció deleitar a mis compañeras de mesa. La contadora se levantó y me dijo que no le explicara más, que debía irse y creo que se fue con la idea de que había facturas de "consumición", que no eran precisamente de consumisión de alimentos. Por suerte Tatiana se apiadó y me pegó una palmada en la espalda y la tos me abandonó. Pero el daño ya estaba hecho.

*****

Y hace unos días, andaba manipulando unas planillas excel intermibables y se me ocurrió ir al baño. Unos segundos antes Carmelo el caymán, también tuvo la misma determinación y salió para el baño. Yo iba unos metros detrás suyo. Nos cruzamos con Voltaire, una de las jerarquías del piso, que tomaba agua del abrevadero. El Caymán y yo ocupamos los dos cubículos existentes en el baño para hacer nuestras respectivas necesidades , y Voltaire entró explosivamente al baño, con pocos segundos de diferencia con nosotros, reclamando por nuestra actitud de venir juntos al gabinete higiénico. Protestó con vehemencia sobre ese hecho y realizó, gritando a los cuatro vientos, la pregunta retórica de que si ahora él tendría que orinar en la pileta porque a nosotros se nos ocurría ir a realizar esa tarea en yunta. Yo que realizaba la micción en silencio separado por una pared de Carmelo el caymán que hacía lo propio le expresé que sí, que en realidad era un grato momento para realizarlo en conjunto, que era una forma de compañerismo y comunión y que era algo que a mi parecer debía fomentarse porque era muy positivo para el grupo. El Cayman se rió entre dientes. Voltaire dejó de protestar. Se hizo un silencio de interminables varios segundos. Mientras nos lavabamos las manos, Voltaire, entregado a la reflexión y con el infinito apelotonado en la mirada va y me dice:
-Sabés que tenés razón? De este modo el mundo sería menos violento.
Imposible agregar nada a un comentario tan perfecto. Me volví a las planillas excel de inmediato.

sábado, octubre 07, 2006

Совет: Ищите страницы только на русском языке

Días pasados ingresó a esta prestigiosa página una persona de Riga,Latvia. Uno que ya no se sorprende de que su fama trascienda las fronteras de todos modos sí lo hace cuando piensa como diablos vino a dar alguien de tan lejanos parajes. Siguiendo un poquito el hilo descubrí que habia una entrada que había llegado de www.google.ru, es decir de Rusia. Mediante que palabreja clave vino a dar aquí?
"Luisiana Lopilatto". No recordaba haberla mencionado en mi blog, me pareció insólito, así que me fui hasta www.google.ru y tecleé "Luisiana Lopilatto".
rinoceronteseranlosdeantes apareció como segunda referencia. Y sin poner un mango.
Ahí descubrí que hace unas semanas había escrito que el fila de la joven actríz había tenido amoríos con no se que otro perro (una ficción, ojo, por si algún abogado me quiere sacar plata). También he notado que está entrando bastante gente de Argentina y supongo que vienen buscando fotos de esta chica. Vio Roberto? (le hablo al editor de "Le Tercer Monde" (ver links a la derecha), ahí tiene nuevas formas de hacerse masivo. Yo no pienso colgar fotos de esta chica, así que adolescentes ardorosos en busca de imágenes provocativas se pueden ir yendo tranquilamente a otro sitio. Lo más que podrían llegar a ver aquí son imágenes de un Fila brasilero, que por otra parte es un perro que me simpatiza poquísimo. Tuve un encuentro cercano con uno hace seis o siete años y no quiero volver a experimentar eso. Hoy justo le contaba a unos compañeros de trabajo (Marianael y Mincho) de dos mordidas que me pegaron sendos doberman, hace como quince años. Estaba en racha.

*****



El sábado saque a pasear a Gaia por primera vez. Le daba susto alejarse de casa. Dicen que los perros se parecen a sus dueños. Y si el bichito te quiere y te idealiza, a quien se va a parecer? al verdulero!!? A mi no me gusta alejarme mucho de casa. Me da vértigo. Bueno, pero la Gaia agarró confianza enseguida. Yo pensé que si le soltaba la correa en la placita se iba a disparar al diablo, pero se quedó orbitando cerca mío, jugando, pendiente de mí y de ese universo nuevo para ella. Como unida a mí por una correa invisible, mucho más fuerte que cualquier material conocido. Gaia es ésta de la foto, pero ya pegó un estirón. En dos meses y pico ya casi tiene el tamaño adulto.



*****

Yo también ya alcance el tamaño adulto. Me tomó un poco más de tiempo.

*****

Con esta hormiga me encontré en el parque del Cerro Corá, un lugar hermoso en Paraguay, donde en batalla murieron acorralados por los brasileros, el Mariscal López y sus hombres, durante la guerra de la triple Alianza. Nunca vi una hormiga tan grande.






Parecía ser un guardián antiguo que patrullaba bajo los árboles y custodiaba las tumbas de tantos héores paraguayos. Que lugar impresionante, que lo parió. Si no es por Blatter (mi amigo) hubiera pasado de largo sin conocerlo. Ahora, ya muy lejos, buena parte de toda la energía maravillosa que brota de ese sitio está siempre conmigo.





*****

Hace unos días Grisel pasaba para su oficina, yo me servía agua, se detuvo me obsrervó y me dijo que tengo cara de bueno. Además el almirante Nelson me bautizó en el trabajo como "el monje". En general conecto rápidamente con los niños, los animales o cualquier ser inocente y sensible. Pero no soy tan bueno, eso lo se yo. Y más aún que yo, lo sabe ELLA. Lo disimulo bastante bien para el común de la gente, por lo visto. El tiempo redime y sana cuando el arrepentimiento es franco y sincero. Aunque a veces no. Algunas veces la vida es cruda. Y aunque las páginas que nos quedan por escribir no dependen estrictamente de nosotros, todo es mejor si ponemos la mejor actitud posible. Y luego una mano invisible y piadosa, poco a poco y pacientemente, va poniendo cada cosa en su sitio.

*****

Un domingo en Asunción, diez de la mañana, semidespierto pensaba en no querer levantarme nunca. Estaba deprimido y solo. Unicamente tenía que levantar el teléfono para no estarlo. Uno tiene eso, el coqueteo con la soledad. Yo creí que se podía estar lejos de los afectos y que no dolía. Suena el celular, Blatter me dijo que estaba por la calle a diez minutos de pasarme a buscar y que me apurara. Me llevó a ver jugar al fútbol a su mitaí y luego a comer un asado con su familia. Me tomó por sorpresa y seguramente si me hubiera avisado le hubiera puesto una excusa para no ir. Su familia me trató como si fueramos amigos de mucho tiempo. Antes de comer, Sebi, el mitaí, dijo una oración. Yo me sorprendí, es una costumbre ya extinta en Uruguay. Agradecer a Dios por la comida. El silencio respetuoso en la mesa fue muy especial. Cuando Sebi terminó y todos tomamos los cubiertos expresé mi sorpresa y dije que era una linda costumbre. "Nunca es tarde para empezar" me replicó Blatter con sabiduría.
Ahora con el paso del tiempo, comprendí que aquel día, tan lejos, tenía una infinita necesidad de familia y que Blatter lo supo captar, posiblemente en alguna manifestación de nostalgia, quizás no verbal, y me ofreció esos momentos de la suya, de lo mejor que tenía. Y un Domingo que no voy a olvidar jamás.

Free counter and web stats