Rinocerontes eran los de Antes

Evolution

domingo, enero 21, 2007

La amistad, el cerro, el cometa, y la fuerza de la voluntad

Ultimamente estoy bastante estresado, introvertido y problematizado. Supongo que es para eso que uno va a los especialistas. Y también yo soy un especialista, a la hora de crearme problemas y preocuparme por cualquier cosa que suceda por ahí.
Iba para el baño, en la empresa y me crucé con José Gervasio, un compañero de piso. Me invitó a ir la la carrera en Piriapolis, para subir el camino en espiral al cerro San Antonio. El trayecto es de 8 kilómetros, comienza en la rambla, a la altura del Argentino Hotel, llegas hasta la cima y vuelves al punto de partida. La verdad me moría de ganas de ir, pero recién el martes había terminado mi sesión de fisioterapia (rayo laser y onda corta) y todavía me dolía la rodilla ( ver (si tenés ganas), "Semana Negra"). El lunes, un día antes de terminar el tratamiento me explicó la fisiatra que lo que me duele no es el ligamento tratado, sino todo el resto de la rodilla producto de la inmovilidad de casi dos meses, y me dijo que comenzara a movilizarla sin rotarla y sin esforzarla demasiado, "de a poco". Pero José G. insistió y le dije que correr era contraproducente pero que iría a sacar las fotos, porque también iría Mincho, de la oficina vecina. Así es que el viernes decidí ir a ver la carrera. El sábado me desperté y probé dar saltitos y trotes en el lugar y sentí que mi rodilla podría estar pronta, pero con el correr de las horas me reprimí. "No, es una locura", "me voy a resentir", "voy a generar un problema crónico para toda la vida", etc. Llamé a Mincho y a José para coordinar la ida al balneario y finalmente combinamos ir con la camiseta del equipo de la oficina ( "la gloriosa"). Aún seguro de que no correría puse los championes (zapatillas) de trecking, y la indumentaria adecuada para correr. José y Mincho hicieron el resto ("dale..en el peor de los casos llegás caminando, igual en el cerro no hay público, es correr mil metros por la rambla nomás", "aguantás 1000 metros??? dale!!", etc, etc.).


A las 9 de la noche de Uruguay, una multitud salía corriendo simultáneamente por la costanera de Piriápolis. Uno de todos ellos salió pensando en abandonar a los pocos metros ni bien su rodilla derecha le diera el primer aviso. La rodilla aguantó el trote suave y cuidadoso y eso alejó mis peores fantasmas. Durante los primeros minutos de carrera no recuerdo haber pasado a nadie, y era permanente el flujo de corredores que pasaban por mi lado y me esquivaban como un obstáculo en medio de la calle. Al llegar a remontar el cerro vi con descepción que era una mentira piadosa lo de que no había público en el cerro. Sí lo había durante al menos el primer kilómetro de camino. La gente que venía a mi ritmo comenzó a detenerse y mi trote era tan lento que pronto me di cuenta que haciendo una caminata sostenída iría un poco más rápido y quizás exigiera menos a mi rodilla. Hice eso estimulado por una muchacha que venía caminando delante mío a paso firme. Decidí seguirle el paso como si fuera detrás de Marion Jones o Florence Griffith. Así fue durante al menos un kilómetro. Luego corrí lentamente buscando llegar a la cima. La noche estaba preciosa y el clima ayudaba a soportar el trajín. Sentí mucho cansancio en las piernas, por los dos meses de poco uso, por la lesión. En determinado momento me pasó una persona (bien podría haber sido un lector de esta página) y nos expresa a los pocos que nos habíamos quedado lejos del pelotón, "miren el cometa". Le pregunto que donde y me dice, atrás de la luna, veo una gran estrella roja y digo maravillado...."que bueno, el cometa!!!!", y otro corredor, dice "no es ese, es aquel de allá" y ahí si, vi al verdadero cometa (el mac no se cuanto), una estela blanca con forma de cono y una enorme luz pálida en el vértice superior. Quedé realmente deslumbrado por la visión, recordé el momento en que José me invitó a la aventura y que jamás habría visto ese fenómeno que sucede cada siglos, si me hubiera quedado en casa. Contemplé el cielo estrellado, contemplé el cometa, la luz roja ( que recordé que era Venus, porque había leído que el cometa se vería cerca de ese planeta en nuestro cielo) y la Luna. Le di las gracias al compañero corredor por avisar de algo que me hubiera perdido, pendiente de algún aviso de mi rodilla y pendiente de vencer la gravedad terrestre ascendiendo el San Antonio. Sonrió y se alejó del grupo.



El resto del ascenso parecía interminable, los que subíamos ibamos por la derecha y por nuestra izquierda pasaban como bólidos los que iban descendiendo el camino. Algunos daban mensajes de aliento, muchos ("queda poco", "vamos gente!"). Al final la cima, una botella de limonada y el alivio de que comenzaba el descenso, ahí ya la gravedad empujaba y no frenaba.
A los pocos minutos de descender veo que comenzaba a detenerse delante mío una persona renga de su pierna derecha que bajaba dificultosamente y que también tenía una especie de parálisis en su brazo derecho. Pasé frente a él, ya detenido, le pregunté si estaba bien y si quería agua (tenía mi botella casi llena porque el clima ayudo a no deshidratarse). "No gracias", respondió amable. Yo seguí. Comencé a notar que el descenso era una situación más crítica para mi rodilla porque era muy fácil ganar velocidad y en una maniobra podría exigir la articulación, comencé a controlar el trote y a disfrutar el momento. Luego de transcurridos unos cuantos metros con su paso asimétrico pero regular y sostenido me alcanzó el corredor rengo y como estabamos muy lejos del resto me acoplé a su ritmo. Me produjo admiración ver el empeño y ahínco con que sostenía su paso, lo que para mi era ya un paseo para él era un verdadero reto, una demostración del dominio de la voluntad en una batalla que libraba en cada paso y en cada inspiración. Sentí que valía más acompañar a este atleta por si sucedía algo que llegar a la meta marcando 4 o 5 minutos menos, que aquello me aportaría mayor experiencia humana que el mejor tiempo. Cada tanto una chiquita que corría con su padre nos pasaba a muchísima velocidad y luego caminaba y la volvíamos a pasar. Con la ayuda extra de la bajada la chiquita pasaba a la velocidad de un venado muy cerca de nosotros. Sucedió que en una de esas pasadas mi ocasional compañero se distrajo al escuchar el sonido próximo de los golpes que daba con el calzado contra la ruta la niña, y nervioso, comenzó a perder el equilibrio, caer durante la bajada sobre el duro asfalto hubiera sido tremendo, máximo teniendo encuenta que casi no podría contar con su brazo derecho para protegerse el rostro, reduje mi velocidad de descenso como pude para poder evitar o amortiguar al menos su caída y estiré mi brazo lo más tenso que pude hacia él para que pudiera tomarse y volver a equilibrarse, pero por suerte lo pudo hacer antes con su brazo izquierdo tomándose de la cinta que separaba la vía de ascenso de la descendente, colocado sobre el eje de la ruta, en la parte más empinada del trayecto. Hubiera sido un golpe feo, y seguramente de tomarse de mi brazo también yo cayera al pavimento porque a la carrera era muy difícil lograr el equilibrio en el plano inclinado. Luego de eso la niña y su padre siguieron caminando y quedaron atrás. El muchacho y yo mantuvimos el ritmo y seguimos a velocidad constante. Al llegar a las primeras edificaciones sobre el cerro (las que están ubicadas más arriba) comenzamos a recibir el apoyo de la gente desde las casas y el costado de la ruta. Y mi compañero era especialmente estimulado a seguir su lucha por la gente, con el esfuerzo pintado en el rostro y con su paso constante y desparejo generaba en la gente el espíritu solidario y el grito de aliento y cariño. Al seguir progresando el número de personas era creciente y ya dejaban de ser pequeños grupos aislados para ser una multitud agolpada a ambas márgenes de la ruta. El aplauso y el aliento era permanente. Realmente se recibía una energía infinita del público, yo devolvía el aplauso, conciente además que el mismo era dedicado a mi compañero. Noté como cuando yo aplaudía la gente se encendía más. Jugué un poco con eso. Tomando una curva el aliento a este corredor fue tan espontáneo, cariñoso y potente , que me ganó por dentro una emoción que apenas me fue posible controlar y fije mi vista en unas cuantas caras y supongo que en cierto modo les agradecí por ser así, con mi mirada. Que buena actitud. Que bueno eso...
Luego llegó el llano, la rambla, para mí, cargado de la energía de la bajada y el apoyo de la gente sin problemas, relajado y con aire, y para mi compañero dando batalla a cada paso, el rostro sudoroso y concentrado, el deseo adelante de llegar hacia la meta. En la rambla lo mismo, el afecto y el apoyo para este atleta ejemplar, a menos de un border collie (como Gaia) que se sintió amenazado por el paso asimétrico del muchacho y comenzó a ladralarle y a intentar mordisquearlo. El chico no cambiaba su ritmo y no tenía la posibilidad de quitarse el perro de encima y por suerte el can se olvidó del asunto cuando lo enfrenté y aplaudí con mis manos muy cerca de su rostro. Como si entendiera rápido que estaba haciendo una bobada. Luego a pasos del final felicité a mi compañero, la palmeé la espalda, me dio las gracias y me separé de él para salir cada uno por su carril y para permitir también que recibiera solo la salva de aplausos que tanto merecía al concluir su hazaña. También yo traspasé la menta aplaudiendo.
Uno siempre aprende con estas cosas. Todos cojeamos de alguna parte, todos podemos sobreponernos a todo. No hay límites cuando hay voluntad. Todo se puede. Todo.

Todo.

50 Comentarios:

A la/s 23 enero, 2007 19:03, Blogger Lucy in the sky with diamonds dijo...

Me very gustó el post pero...
... debo exponer mi opinión sobre su último párrafo.
Yo no estoy de acuerdo con eso de de "todo se puede cuando hay voluntad". Todo no se puede. Y pienso, que muchas veces, hacerle creer a la gente que todo se puede, provoca mucho daño. La gente luego, se frustra demasiado.

Incluso creo que eso viene con la madurez. Cuando uno comienza a crecer y saber que todo no se puede, ahí el universo se convierte en una realidad muy diferente a la de la infancia.

Muchas cosas no se puden. Muchas cosas no podemos.
Por supuesto que hay otro orden de cosas, que si le ponés voluntad, si se pueden, pero no creo que Todo.

Saludos, lindo.

 
A la/s 23 enero, 2007 20:16, Anonymous Von dijo...

Lo felicito Robertö por su odisea atlética, a tiempo que le pido disculpas y le informo que el link de mi blog yastá arreglado.

En cuanto a la dura polémica planteada, estoy un poco con lucy. Me ha pasado que de acuerdo al "todo se puede" me di la cabeza contra la pared mas de una vez, con efectos devastadores. Hay veces que sobrevaloramos la voluntad y dejamos de lado aspectos menos heroicos que llegado el caso pueden actuar a favor nuestro para conseguir cosas.

 
A la/s 23 enero, 2007 20:35, Anonymous robertö dijo...

Yo no estoy de acuerdo con ustedes mr.Von y Lucy. Evidentemente no se trata de que una persona tullida porque lo desee fuertemente le saque 20 metros a Donovan Bayley en los 100 metros llanos. Pero puede modelar su cuerpo con la fortaleza de su mente y desoir el coro de "no lo hagas, no podés". Puede ser contraproducente,claro, si además de voluntad se agrega inconciencia. Yo creo en la voluntad y creo en la conciencia.
No lo mezclen con "competencia", la competencia, el exito, el fracaso y todo eso es pura mierda.
Si alguien se frustra con eso, justamente no es alguien que le haya ganado la batalla a su propia voluntad. Mi opinión.

 
A la/s 23 enero, 2007 21:04, Blogger Lucy in the sky with diamonds dijo...

Yo no hablaba de competencia. Simplemente de que, creo, que todo no se puede.
Se puede algunas cosas y si, se apela a la voluntad y la conciencia, se pueden muchas mas, pero no todo, repito.

Pero me encanta la polémica con estos contrastes que hacen pensar.

Los bemoles tienen su encanto.

PD: Cómo me molesta la verificación-de-palabras: jidcjfhhh
o zfhhhzqaan. De cada 10, pifio 8 y todo otra vez. My god!

 
A la/s 23 enero, 2007 21:31, Anonymous robertö dijo...

Anda medio hinchapelotas el verificador. La otra vez le pidió BESO a Ceryle y se ve que Ceryle se le negó y el enano que verifica las palabras ahora jode, a mi tb me está volviendo loco.

Lucy. Se puede TODO
(y leer con letra chica)

lo que no sea contrario alas leyes de la naturaleza.

 
A la/s 23 enero, 2007 21:33, Anonymous robertö dijo...

Eso es volutad Lucy. Vio como le puede ganar al verificador?
es porque quiere!

 
A la/s 23 enero, 2007 21:47, Blogger Lucy in the sky with diamonds dijo...

Tampoco tomemos a la chacota mi reflexión che!

 
A la/s 23 enero, 2007 21:52, Blogger Robertö dijo...

Lucy: acá se la respeta.

Yo solamente no estoy de acuerdo.

 
A la/s 23 enero, 2007 23:22, Blogger Von dijo...

Perdón que me meta, pero puedo aportar una lista de cosas que no se pueden con simple voluntad.

a) Tener talento en algo para lo cual uno no nació, (por ejemplo dibujar o jugar bien al fútbol)

2) Lograr que la mujer que uno ama, lo ame a uno si la mujer en cuestión no es la indicada para tal tarea.

n) Lograr una poesía, una canción, un texto magnífico o cualquier logro artístico tan solo metiendo y metiendo. No. El arte ocurre y la voluntad poco tiene que ver.

fª) Lograr la comunicación que uno desearía con los demás. Estuve de visita por el Blog de Lucy (Muy bueno lo suyo Lucy) y vi un post sobre la película Babel, filme que me dejó bastante impresionado, mas allá de no tener bien claro si era muy buena -no fue algo que me importara- quedé muy afectado porque todas me parecieron situaciones perfectamente posibles y que hacen evidente el nivel de incomunicación que hay en la vuelta. Y uno quisiera que no fuera así. Pero si uno quiere cambiar de golpe por una simple desición, seguramente haga cosas de las cuales se arrepienta; me viene a la mente la historia de la japonesita sordomuda, que me llenó de especial tristeza.

zeta) Lograr tener un grado importante de voluntad durante un período de abulia.

 
A la/s 24 enero, 2007 00:06, Anonymous robertö dijo...

No nos podemos dar el lujo de perder tiempo discutiendo de cosas diferentes.

Aclaré que el muchacho del post por más voluntad que tenga no va a bajar los 9,81 segundos en los 100 metros, con total seguridad. Pero yo lo ví correr 8 km en poco más de una hora.
A ustedes les repiquetea la palabra "todo" porque piensan en Mozart,Borges,Maradona o cualquier referente. Yo hablo solamente de superarse a uno mismo. Que es mucho.

Es cierto Von lo que dice que no se puede lograr que una mujer lo ame de forma voluntaria. Imagínese que lío si eso fuera posible, habría muchas mujeres que tendrían que estar enamoradas simultaneamente de cada uno al que se le ocurriera fijarse en ellas y quererlas para sí. La naturaleza tiene sus leyes y la voluntad las respeta, forma parte de ellas. Entonces Von, usted sería un infeliz que se gana a la mujer que se le antoja, pero la tiene que compartir con cualquier otro perejil que proyecta toda su voluntad en la misma mujer.

Como dice usted, el arte ocurre, pero mayormente ocurre cuando uno lo está trabajando. Yo apuesto una mano que si estuviera horas perfeccionando mi escritura escribiría posteos mucho más lindos. La diferencia es la voluntad en hacerlo, o decidir que uno también tiene que hacer otra cosa y no eso.

Lo de Babel no le contesto porque no la vi aún.

En definitiva, no jodan. Acepten que tengo razón.

 
A la/s 24 enero, 2007 06:16, Anonymous al-warren dijo...

Saliendo del tema debo expresarle sr. mi más profunda molestia.

Resulta que, aburrido como cualquiera que pasa unos días en Piriápolis me decidí a participar en la carrera.

Resultó que era muy larga y también aburrida.

Rn determinado momento; por joder se me ocurrió imitar a un rengo (una de mis mejores imitaciones).
Cuando ya estaba cansado e iba a volver al andar normal, se me pone a la par un muchacho y mo se me despega. Eso y una nena que no dejaba de joder.
Tuve que aguantar el tranco de rengo hasta el final.
Si me hubiera abandonado antes me habría cansado menos.
Gracias a ud. tuve varios desgarros por exceso de ejercicio del cuadríceps femoral y los gemelos además de un cuadro de severa deshidrtación.
Descanso en la habitación 203 del sanatorio Mautone
Las enfermeras no son lindas.
Roberto; no puedo darle las gracias

 
A la/s 24 enero, 2007 08:41, Anonymous robertö dijo...

Usted es un individuo que le resulta muy atractivo a la desgracia Warren.
Lo felicito por la carrera y la llama que lleva encendida adentro suyo.

 
A la/s 24 enero, 2007 09:10, Blogger Irina dijo...

robertö, cómo anda?
yo opino que "todos" eran los de antes, igual que los rinocerontes. en nuestra época es cada vez más un concepto relativo. como podría demostrar su post.
saludos
irina

 
A la/s 24 enero, 2007 09:34, Anonymous dont look back dijo...

robertö, el personaje del medio es ultraseven?

 
A la/s 24 enero, 2007 09:49, Blogger [gonzalo] dijo...

Hey Mr, como que me gustó su blog y lo linkeé al mío... Su onda literaria es very impresionante y copada, por decirlo de alguna manera moderna...

Se lo sigue leyendo, see ya!

 
A la/s 24 enero, 2007 10:24, Anonymous robertö dijo...

Irina: ando bien. Reconozco que mi todos es relativo a mis vivencias. Es un Todos discutible.

Dont: si claro. hace un tiempo me bajé el himno con que comenzaba la serie con un coro de japonesitos cantando. Muy emotivo.

(Gonzalo): bienvenido. Gracias.

 
A la/s 24 enero, 2007 12:05, Blogger Lucy in the sky with diamonds dijo...

Encima, Gonzalo me copia (también) el very.
¿Ahora todos van a usarlo?
OK, ok. Se los regalo! :)

Cómo pegó el very!

Muy de acuerdo con Von y, muchas gracias por lo que dice de mi blog.

Saludos, sexys.
LSD

 
A la/s 24 enero, 2007 12:38, Anonymous verybertö dijo...

Se ve que en Argentina comenzo a usarse el spanglish como en puerto rico y esos lugares latinos.
yo quiero que este sitio sea cuna del nacimiento del lunfarglish.
Pero todavia no lo tengo muy instrumentado.

Lo que pasa Lucy es que su pagina debe ser muy visitada y usted esta influyendo de forma critica en la forma que nos expresamos los demás seres humanos.

 
A la/s 24 enero, 2007 13:57, Blogger Lucy in the sky with diamonds dijo...

Me cuesta discriminar cuando me habla con buena onda o cuando es irónico.
(creo que la mayoría, es irónico)
Siento su hostilidad.

Mi página es visitada hasta por ahí. Nada par alardear.
Creo que lo leyó acá el amigo y lo usó.
Y no, no creas que se puso de moda el spanglish, solo que yo uso algunas cosas, no se, me sale.
Quereme, Robert.

 
A la/s 24 enero, 2007 14:31, Anonymous robertö dijo...

Está muy bien que no discrimine porque es muy feo discriminar.

 
A la/s 24 enero, 2007 20:23, Blogger Lucy in the sky with diamonds dijo...

Depende.
Me gusta tener juicio y poder discriminar la gilada de la gente pensante, por ejemplo.

 
A la/s 24 enero, 2007 22:02, Blogger Robertö dijo...

:)

ta nojada Lucy? Mire que acá no pensamos tanto...pensar mucho es contraproducente. Por lo general termina doliendo.

Le mando un abrazo.

 
A la/s 25 enero, 2007 01:27, Anonymous dont look back dijo...

Sí, yo alcanzo a recordar la presentación de Ultraseven, con esa música de fondo, que era un desfile de siluetas de naves espaciales, que terminaba con nuestro héroe medio agazapado, como un discóbolo, que remontaba vuelo hacia arriba a la derecha. Dan Moroboyi, cuántos recuerdos...

Otra pregunta, Robertö, Ud. es de la época del Robot Gigante?

 
A la/s 25 enero, 2007 08:57, Anonymous robertö dijo...

Uhh, Dan Moroboyi.....
en esa época un amigo que usaba anteojos safaba de las cargadas jugando a ultraseven (se transformaba en el robot cuando se ponía las gafas).
Por lo que leì hace cosa de un año Ultraseven no consta de más que unos cuantos capítulos y en el último de ellos el héroe se despide y se va volando de la Tierra hacia Andrómeda o no se que sitio del que había venido a darle palizas a los malos.
El 90 por ciento de las veces se transformaba en gigante y en otras ocasiones se defendía mediante una especie de pokemones que tenía que le hacían el trabajo sucio.

 
A la/s 25 enero, 2007 08:57, Anonymous al-warren dijo...

Parece más ultramán que ultra seven.
or favor al escrbir El Robot Gigante, ponerse de pié

 
A la/s 25 enero, 2007 09:45, Anonymous dont look back dijo...

Gracias Al, mi opinión sobre Ud. ha crecido enormemente. Siempre pregunto por ERG (me pongo de pie) y lo miran a uno como un estúpido fan snob de seriales japonesas.

robertö, no recuerdo que ultraseven tuviera ayudantes. Habrá sido una segunda época?

 
A la/s 25 enero, 2007 10:14, Anonymous robertö dijo...

Mis recuerdos son muy difusos.
Yo vivìa en colonia y daban ultra seven, y era gigante normalmente, pero a veces le pintaba dimensiones normales y no tenia problema. Pero recuerdo que en Montevideo daban a Ultraman, y realmente no se si tenia alguna diferencía operativa (cuchilla desmontable encefalica, rayo en la frente, cambio de tamaño). Tengo idea que no eran la misma cosa pero que eran muy parecidos.
seven
seven
seven

 
A la/s 25 enero, 2007 10:21, Anonymous dont look back dijo...

Ultraseven no tenía un rayo en la frente propiamente. Era simplemente una luz (como un tercer ojo) que titilaba cuando la vida del héroe corría peligro.

 
A la/s 25 enero, 2007 12:31, Blogger [gonzalo] dijo...

very lucy!

yo si la leo... y tambien me gusto very mucho su blog pq esta very copado... nos seguimos very leyendo

very besos!

 
A la/s 25 enero, 2007 13:15, Blogger Lucy in the sky with diamonds dijo...

Robert: No! No estoy enojada! Está todo bien. jajaja!

Se me hace inevitable pensar, pero sí muchas veces me relajo y no lo hago (son las menos).

Gonzalo: Very copado! No sabía que entró a mi blog. Me alegro que le guste, lo espero cuando quiera.

 
A la/s 25 enero, 2007 13:48, Anonymous robertö dijo...

gonzalo te iba a devolver la visita pero no se puede con el link. cual es la direccion?

Lucy: no se relaje. saludos a coco.

 
A la/s 25 enero, 2007 14:22, Blogger Trenzas dijo...

¡Llegué...!
Años ha costado :) Creo que sigues siendo el mismo, con el único cambio de haber cumplido, como todos, unos años más. Tú eres el muchacho con la cara llena de letras, por mucho que te empeñes en cambiar.
"11 abril 1999.
Siempre quiero escribir, tú me motivas para escribir, como las pulgas de Eurídice por ejemplo (que título para una obra, entre paréntesis)...."
Siempre quisiste escribir; siempre escribirás y siempre lo harás bien.
En cuanto al tema de este post en concreto, es cierto que los imposibles no se logran, pero hay posibles que ni intentamos lograr.
Intentaré no perderte de nuevo.
Un abrazo bien grande

 
A la/s 25 enero, 2007 15:05, Anonymous robertö dijo...

Dice Chopra que cada siete años se te renuevan todos los atomos del cuerpo así que materialmente soy otro. El resto (lo que no es tangible) soy lo mismo.
Me alegra haberte encontrado en la blogosfera. Era obvio que tenías que andar por aquí.
Las letras de la cara se me fueron, con aquellos átomos. Y los amigos no se pierden, la amistad no tiene partículas elementales, creo. Bienvenida. Luego paso por allí.

 
A la/s 25 enero, 2007 18:41, Anonymous robertö dijo...

Dont : diferencias entre ultraseven y ultraman
http://cartoons.metropoliglobal.com/

 
A la/s 25 enero, 2007 21:09, Blogger Lucy in the sky with diamonds dijo...

Robert: Dejame relajarme un poquitito. Está bueno.

Todas las noches invoco al Coco, esta noche le mando tus saludos. jaja.

 
A la/s 25 enero, 2007 21:40, Blogger Robertö dijo...

Ya no se usan más entre la gente joven esos seudonimos. Coco, Cholo, Pocho, Tota...Chongo.
Es muy curioso.

 
A la/s 26 enero, 2007 11:58, Anonymous el-warren dijo...

Dont look back. Lamento lo que le pasa cuando habla de El Robot Gigante.
Pero por otro lado lo que pasa es que anda en malas juntas.
Tampoco conocen a Rubén Peucelle?

Robertö: Si, no se usan más esos apodos. La humanidad ha dado un pequeño paso hacia adelante en su evolución.

LSD Vi con asombro en su blog que el Sr. Basile le remueve algunas moléculas de más.
No sé que edad cuadra ud, pero este señor ya es un adulto mayor, si bien lo disimula con su aire de playboy de los 70 bien mantenido. Le falta el Torino y está completo.
Como hincha del Celtic de Glasgow desde 1966, le recomiendo un asilo para ex futbolistas que hay acá cerca. Ahí tiene para elegir. Apreciarán seguramente mucho su visita. Incluso hay uno al que le practicaron una traqueotomía que habla igualito a basile. Sin acento porteño, eso sí.

 
A la/s 26 enero, 2007 13:07, Blogger Lucy in the sky with diamonds dijo...

Warren: Si, es cierto, la edad no cuadra, me lleva muuuuuuuuuuuuchos años, pero me gusta igual.
Y no creo que tenga un torino, debe tener un lindo autito. Igual no me importa.
Sobre gustos...
Me mata el Coco.

Robert: Sí, se usan. Se re usan.
Basta de pelearme.
Quereme.

 
A la/s 26 enero, 2007 13:23, Anonymous robertö dijo...

Lucy: Ta bien. Pero un poquito nomás.

El: al ancho Peucelle un ídolo, pero menos que el caballero rojo y que ultra seven.

 
A la/s 26 enero, 2007 14:16, Anonymous el-warren dijo...

LSD:
Siento que este intercambio no debiera darse acá, pero ya que estamos le usamos la cancha al Rober.
a) El torino es un auto hermoso
b) No le discuto el gusto, pero para mí es como si un tipo me dijera"me recalienta la mirta legrán, ´ta pal crimen"
c) Ya perdido por perdido y buscando alternativas, dentro de la onda fubolera, no le digo Bilardo porque sería zoofilia, pero un Menotti con esa cosa de quijote perdedor y ese barniz intelectualoide izquierdoso de cuarta? No le jugaría unos tantos?
Y un vitorugo? Si, ya sé, el pelo. Es un imposible, y bueno siga con su esperanza, por ahí se le da. Suerte

Robertö:
Usé a Peucelle como mero ejemplo.
Nunca hubo ni habra, en rings de lucha libre, catch, wrestling, o como le quiera llamar. En el Mercosur, el alca , la UE, la ONU o la liga de la justicia nadie que supere al grandioso MERCENARIO JOE
Hulk Hogan tiene una foto carné del mercenario autografiada. La lleva siempre en su billetera.
Con eso le digo todo.

 
A la/s 26 enero, 2007 14:50, Blogger Lucy in the sky with diamonds dijo...

Warren: Sí, el torino no está nada mal, pero el Coco no da perfil torino.
De todas las opciones que me da, no opto por ninguna. Mi corazón está con El coco. Me vuelve loca.

Robert: Viste? De a poco me vas queriendo. Luego vas a necesitarme. OHHHHHHHH! Jajaja!

 
A la/s 26 enero, 2007 21:21, Blogger Robertö dijo...

El: De mercenario Joe no me acuerdo.
El robot gigante era ultra7 ? no entendí. Lo que pasa es que usted me lleva unos pirulos de ventaja.

Lucy: vos me querés?

 
A la/s 26 enero, 2007 21:37, Anonymous dont look back dijo...

Mercenario Joe
no te quiere
ni tu padre
ni tu madre
mercenario joe
no tendrás amor
es el mercenario joe
joe joe!

tenía un look Che Guevara
pero era de los malos

el robot gigante no era ultra 7
sino un antecedente glorioso, un robot gigante que obedecía a un niño, que luchaba por el bien. El robot volaba a alturas inconcebibles y transportaba al niño y a sus amigos en la palma de las manos (volaba con los brazos estirados y las manos para arriba, como juntando agua). Y para luchar le salían misiles de los dedos.

 
A la/s 27 enero, 2007 06:21, Blogger el-warren dijo...

confundir al robot gigante con ultra seven y no recordar al Mercenario joe me da que pensar.
A ud, Rober no le dejaban ver la tele de chico.
Seguro tampoco se acuerda de Narciso Ibáñez Menta y "El Hombre que Volvió de la Muerte"
Por eso debe ser que comenzó a la tierna edad de diez años a frecuentar los lenocinios de la zona con la urgente intención de redimir a las putas y apartarlas de la mala vida

 
A la/s 27 enero, 2007 09:42, Anonymous robertö dijo...

El: Mi memoria con Menta llega hasta "El pulpo negro". A los diez años yo ni siquiera sabía lo que era un lenocinio.
Ahora tampoco.

Dont: Me hizo acordar a dos capítulos que me perdí por algún compromiso y que no volvieron a repetir jamás. Lo peor que había en las series televisivas, animadas o no, era cuando la historia no concluía el mismo día. El cartel "continuara en el próximo capítulo" a uno lo hacía saltar de la calentura.
El primero que me perdí fue justamente uno de ultrasiete, donde unos alienigenas eran inmunes a su boomerang filoso y a los rayos, le dieron soberana paliza y en un efecto visual tremenendamente conmovedor los japoneses hicieron que ultraseven terminara crucificado en el cielo en una cruz de cristal o de energía ( recordar que el robot medía 40 metros de altura). Tremendamente angustiante, nunca supe como logró escabullirse del crucifijo ni como derrotó a sus enemigos (creo que se llamaban Vorts o algo así). Aporto datos para ver si alguno me cuenta como terminó. Así doy por finalizado ese capítulo de mi vida. Imagino que debe haber tenido algo que ver el escuadron Ultra y que (como siempre sucede, el enemigo no siempre es tan poderoso como un lo ve desde su perspectiva)

(este mensaje continuará)

 
A la/s 27 enero, 2007 09:47, Anonymous robertö dijo...

El otro capítulo inconcluso fue justamente uno que debió ser una zaga del robot gigante que dicen ustedes, que se llamaba "el hijo de frankestein", que era también un robot metálico (de carácter dócil y simpático) que era amigo de un niño y tiraba misiles de los dedos y creo que del pecho. En una oportunidad vino un enano cabezón en un ovni y comenzó a agrandar las fieras de los zoológicos y no me acuerdo como también había anulado al robot y la historia continuaba pero se ve que no habían comprado la lata con el siguiente capítulo entonces al día siguiente pasaron otro capítulo. Una falta de respeto. Si por lo menos no hubieran pasado el capítulo uno yo no me habría quedado con esta angustia reprimida durante tantos años.

El haloscan está insoportable.

 
A la/s 27 enero, 2007 13:33, Blogger Lucy in the sky with diamonds dijo...

Robert: estoy empezando a quererlo, recien comienzo.

Es mejor Statcounter (que haloscan)

 
A la/s 27 enero, 2007 13:41, Blogger Robertö dijo...

Si. Pero lo quiere más al Coco.

 
A la/s 30 enero, 2007 23:06, Blogger basilia dijo...

todo se puede, parece
hasta dejar finalmente un comment en este blog iuupi

 
A la/s 31 enero, 2007 11:30, Blogger Lucy in the sky with diamonds dijo...

Es como que desaparecieron los últimos comentarios o algo raro pasó.
No entiendo.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Free counter and web stats