Rinocerontes eran los de Antes

Evolution

domingo, febrero 18, 2007

Baile de máscaras

Periodista: Sos conciente de que tenés mala imagen con la gente?

Empresario dueño de todo: No importa Silvia, la imagen se puede cambiar.

****

Hace dos años el periodista argentino Jorge Lanata había recalado por estas tierras y en uno de sus programas decidió hacer una investigación sobre la actividad de Empresario dueño de todo.
Le impidieron la promoción del programa durante la semana, durante la emisión del mismo en vivo sintió una presión inusual, manifestada en la presencia de autoridades del canal y en la solicitud de los tapes de informes por adelantado a la salida al aire y el siguiente viernes fue el último.

****

Hace poco pensaba. Este país es de los pocos donde no es rentable construir una casa, llenarla con muchachos jovenes con intenciones de atorrantear unos meses y pagarle a un periodista de chismes para que comente todo eso.

Pero no somos mejores por no tener "Gran Hermano" propio. Aquí se consume el GH argentino.

Y hasta se deben haber hecho gestiones para introducir un uruguayo en la casa, para luego mediante marketing masivo y apelador del chauvinismo, llenarse los bolsillos de oro con los llamados telefónicos de los televidentes uruguayos, para evitar la tragedia de que un muchachito uruguayo, oriental y artiguista, sea expulsado de la casa.

****
Los Damiani se hincaron, finalmente. Habían dicho que era preferible caer de espaldas. Pero lo hicieron de rodillas.

****

Me da tristeza ver como la gente se pone máscaras para no mostrar su verdadero rostro, para mostrar una dureza que no tiene, una posición social que desearía, una inteligencia que apenás comienza a manifestar o juventud, o lo que sea. El otro día en una reunión sentí que estaba en una especie de baile de máscaras. La gente no se dice lo que piensa, se dice lo socialmente correcto. Y no hace lo que quiere, hace lo socialmente correcto. Entonces las relaciones no llegan a ser profundas. Son como figuras ilusorias que se disuelven en el aire cuando agitás las manos sobre ellas. Como si fueramos de humo.

****

Al final el "Intocable" era el gordo Lanata. Creo que ya no hace periodismo.
Es horrible que silencien a las voces diferentes, las lúcidas, las que te hacen desconfiar. Las que son profundas.

Pero así funciona.

****

Un mundo así, claramente, pide auxilio a gritos. No se sostiene, entonces activa sus mecanismos de defensa, sus anticuerpos. Hace unas semanas un iceberg de 60 kilometros cuadrados de superficie se desprendió de algún sitio de Canadá. En lugar de estar en su sitio, migrará y se derretirá. Y así muchos como él, elevarán el nivel de los mares. Al mismo tiempo por consecuencia del efecto invernadero se derrite el hielo que durante siglos controla que se escape a la atmósfera el gas metano, capturado en los suelos congelados, que contribuye en gran medida al propio efecto térmico. Según el creador de la teoría de Gaia, James Lovelock, la participación de las emisiones industriales en la generación del efecto invernadero es insignificante respecto a las consecuencias del mal uso del suelo, de las malas prácticas agrícolas y la deforestación. La vieja Gaia, está dejando paso a que sus defensas nos borren del mapa, o nos hagan ser mejores, para que no abusando de ella, sino junto a ella, sigamos nuestra evolución como raza. El camino que hay para recorrer debería ser mucho, y es bueno ser conciente de que puede ser poco. O casi nada.



****
Salió entreverado el post. Salió sin máscaras.

****

El Almirante Nelson me dijo el otro día que yo le doy mucha vuelta a las cosas.

8 Comentarios:

A la/s 20 febrero, 2007 13:34, Blogger basilia dijo...

si le salió reverendo, mientras el planeta se recalienta, nosotros nos vamos enfriando; dígale al almirante que si no le quiere dar vuelta allá él... :)

 
A la/s 20 febrero, 2007 14:45, Blogger Irina dijo...

¿Lo trató de vueltero? A ese Almirante hay que desenmascararlo!
saludos
irina

 
A la/s 21 febrero, 2007 08:41, Blogger Clementina dijo...

Roberto, no decís nada nuevo, pero es bueno que lo hayas dicho. Un gran baile, sin dudas... y la máscara de la muerte roja que se vuelve una excelente metáfora para tal impresión.
De paso, te recomiendo "Las máscaras democráticas del modernismo" de A. Rama. Por ahí la lectura te resulta interesante a propósito de lo que aquí expresas y otras hierbas.

Saludos. Che, como quien no quiere la cosa ya me hice habitué. Que lo tiró!

 
A la/s 21 febrero, 2007 15:45, Blogger Prudencia dijo...

De repente es triste eso de las máscaras, pero medio inevitable también. Asomarse a la calle a cara descubierta es peligroso (no sólo por el agujero de ozono, pero también por eso...) Y de última, las máscaras que elegimos -porque son elegidas, siempre- también revelan cosas de nosotros. (Suena un poco a Horangel, esta frase, ¿no?)

 
A la/s 21 febrero, 2007 21:59, Anonymous robertö dijo...

Irina, Basilia: Almirante es lineal. Pero es mi amigo así que le debe gustar ver como yo doy vueltas. A veces soy vistoso.

Clementina: Voy a buscar algo de Rama. Gracias por pasar. Yo pasé varias veces por tu blog pero aún no firme el libro de visitas.

Prudencia: hoy de puro gordo mental me acordé de mis días en Paraguay comiendo surubí al roquefort. Acá no se consigue :(

En cierto modo, este espacio es para mi una máscara. Es cierto lo que decís.

 
A la/s 22 febrero, 2007 15:02, Blogger Trenzas dijo...

Máscaras; imprescindibles muchas veces. Pero no nos engañemos. En algún momento nos descubrirán, si se fijan un poco.
El problema es que la gente mira pero no ve; escucha pero no oye.
Así es posible que prosperen los enmascarados. Nos dejamos engañar porque estamos pendientes de nuestros deseos y fanáticos convencidos de nuestras ideas.
Nelson también le daba vueltas a las cosas y se metió en bastantes líos :) Si te vuelve a criticar, me lo dices y le pongo en su sitio
:DD
Un beso enorme, amigo

 
A la/s 22 febrero, 2007 18:08, Blogger Prudencia dijo...

Cuando veo en el supermercado los surubíes enormes, enteros, sobre colchones de hielo, no puedo creer que en un río quepan peces tan grandes (qué boba). Eran surubíes los del cuento de Quiroga, ¿verdad? Ahora entiendo cómo podían andar acarreando torpedos de acá para allá.
Los blogs a veces son una máscara más y otras veces son máscaras al revés: muestran lo de adentro y esconden lo de afuera, y esa es la gracia, supongo. Que todo el mundo ande por ahí diciendo lo que piensa y mostrándose como es, con cara y nombre y número de cédula y todo, más que una utopía es casi una obscenidad, por no hablar del fin de la civilización tal como la conocemos. Seguramente a Gaia le gustaría.

 
A la/s 22 febrero, 2007 18:48, Blogger Robertö dijo...

Trencitas: Tengo varios compañeros para que pongas en el sitio, Zacarías, Demóstenes, Carmelo el Caymán. Si venís por Uruguay te los muestro de lejos.

Prudencia: También son una máscara doble, los blogs, esconden lo de afuera y también lo de adentro.
Sí, me acuerdo del surubí que tiró el torpedo en la guerra de los yacarés para hundir el barco y me da culpa haber comido a sus congéneres. En el supermercado de la calle España vi congelado un enorme Pacú, jamás hubiera imaginado que en un río pudiera habitar un animal tan grande.

Gaia es mi perrita border collie, además.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Free counter and web stats