Rinocerontes eran los de Antes

Evolution

domingo, marzo 04, 2007

La plataforma de Larsen y otras inquietudes


Quería escribir algo sobre una noticia formidable e inquietante que no ha trascendido mucho en estos tiempos donde lo que vende son otras novedades. En la Antártida ha colapsado una enorme plataforma de hielo, conocida como de Larsen, y eso ha causado que quedara al descubierto un gigantezco ecosistema que estuvo aislado del resto de la biósfera durante decenas de miles de años.


Este biosistema se ha sostenido apartado de la energía solar y se sospecha que la fuente de sustento que le ha dado lugar es la energía suministrada por las emisiones de metano provenientes de las entrañas de la tierra. Un sitio oscuro y frío, donde la vida evolucionó con sus tiempos y formas, aislado del resto.

El hermoso pez de la primera foto es un pez antártico llamado Pez Hielo y el cefalópodo de más arriba se conoce como Pulpo de Turquet, y son especies ya conocidas sobre las que se sabe más bien poco. Otras son totalmente desconocidas como una especie de camarón gigante (unos diez centímetros de longitud) cuya foto es la que aparece acá abajo.Y buscando acerca de este descubrimiento fascinante me entero de otros, anteriores, quizás un poco más impresionantes. Se trata del lago Vostok, llamado así por ser un lago congelado que presenta encima una cobertura de hielo de entre 3 y 4 mil metros de espesor. Le han llamado así por estar ubicada sobre la superficie de hielo una base científica rusa con ese nombre.

En este caso se ha descubierto mediante fotos satelitales la existencia de este lago (que forma parte de una amplia red lacustre) que constituyen una nueva frontera para la ciencia. Solamente el lago Vostok, el de mayor tamaño de la red, que a su vez es mayor que cualesquiera de los grandes lagos de norteamérica, contiene más o menos el 5% de las reservas de agua dulce del planeta. Bajo estos kilómetros de hielo se encuentran posiblemente sistemas biológicos que han evolucionado aislados completamente de la superficie terrestre. Se especula incluso que en las profundidades no hay intercambio líquido entre estos lagos y que la vida ha evolucionado en ellos de manera totalmente diferente. Los científicos ahora se ven en la disyuntiva de encontrar el modo de analizar estos nuevos mundos sin alterar de modo irreversible su existencia. Las propias torres de perforación que permitirían el acceso a estos mundos vírgenes podrían contaminarlos de manera crítica llegando al contrasentido de poder hacer colapsar, por querer entenderlo, un mundo que cuenta con decenas de miles de años de existencia apartada del resto.



En este blog encontré más información sobre este tema y es mejor leer directamente de gente con más conocimientos. Solamente quería agregar a todo esto que hace unos pocos años el ser humano se creía el ombligo del universo y en la medida que va accediendo a porciones inexploradas de la propia Tierra va descubriendo formas nuevas de vida ( casos como este, y como en el fondo de la fosa de las marianas). Seguramente en pocos años también el hombre acceda a descubrir formas de vida en lugares más alejados como algún planeta o satélite de nuestro sistema solar. Y más adelante, o no, quizás descubramos que no somos los únicos que andamos explorando el universo. Quizás tengamos competencia, con miles de años más de especialización y sabiduría.

******
El viernes de madrugada mi madre se descompuso y nos pegó un susto. El servicio de urgencia llegó una hora y media después de ser solicitado. Montevideo no es muy grande, no tanto al menos, como la angurria de los empresarios de la salud. A mi padre le dijeron que el médico de guardia estaba ocupado con otro llamado o algo así. La telefonista se interesó en saber si el problema era realmente urgente. Fue realmente indignante. No me molesta esperar una hora al muchacho que trae los ravioles el domingo, ni al diariero, pero me irrita tener que esperar a quien me está vendiendo un servicio de urgencia. Fue una verguenza, solamente pude contenerme de tomar el teléfono y decirle de todo a quien sea, porque mi madre no estaba grave. Cuando llegó el médico venía preocupado porque habían visto a una cuadra de casa como robaban una casa. Y hasta creo que se quedaron un rato tratando de identificar la situación. "Hicimos la denuncia", le explicaron a mi padre sin empezar por saber que carajo tenía mi madre y si estaba grave. No me pareció momento oportuno para salir a cagar a puteadas a nadie y no participé de la situación. Me lo cuestioné mucho porque dejé a mis padres solos con el médico y su acompañante. No es buena la ira, pero también es cierto que me la permití porque no percibí que los síntomas que presentaba mi madre fueran graves. Cuando se fueron le dije a mi madre, ya mucho más aliviada, de dejar de contibuir económicamente con este servicio de incapaces que venden urgencia, y cuando los llamás te preguntan si realmente es urgente para llegar una hora y media más tarde, previa sugerencia de ir por las nuestras a la mutualista de mi madre si los síntomas eran realmente graves (gracias por el consejo) (y la puta que te parió, ya que estamos).
A mi madre le dieron calmantes y le dijeron que viera un médico en la mañana.
Como a las seis me despierta mi padre porque mi madre volvió a sentirse molesta y a pedirme que los acompañara a la mutualista. Le dije que se quedara que yo llevaba a mi madre, pero él insistió y no se separó de ella en toda la mañana del sábado. Me conmovió mucho ser testigo de eso. Una vez en la mutualista, hice los trámites y la ingresaron a sala de urgencias. Solo una persona podía acompañarla, quería ir yo por sentir que estaba más ágil que mi viejo para las tramitaciones y los intercambios con personal de mal humor o disconforme con la vida, pero mi padre insistió en querer estar con mi madre, y quizás por no haberlos visto en mi vida tan juntos lo dejé ir a él. Mi viejo tiene 82, lleva una vida entera junto a mi madre, la estadística indíca que puede que no esté lejano el día que se digan adiós para siempre, que no es más que una forma de decir que la vida tiene un límite, que rara vez te permite la posibilidad de despedirte del que se va y que ni siquiera dandote esa oportunidad, esta despedida genera algún consuelo y mitiga el dolor en los que se quedan. Y me emocionó ver esa presencia cercana, solidaria y silenciosa de mi padre hacia mi madre.
En la sala de espera ya no sabía como sentarme. Veía pasar las horas. Mi padre salía cada muy de tanto en tanto para decirme que no había novedades, o eventualmente traerme alguna.
En determinado momento llegó una señora mayor, muy gorda, transportándose pesadamente con un andador. La acompañaba alguien que parecía ser su hija. Mucho rato después de estar esperando aparece en escena una enfermera explicándole que para llegar hasta el médico especialista que atendería a la señora había que subir una escalera y que si la señora podía caminar, porque la podrían trasladar en silla de ruedas hasta ahí, pero que luego tendría que subir por las suyas. Ante la sorpresa de la señora, la enfermera le dice..."porque usted está muy pesada para cargarla" y ante el requerimiento de la hija de si no había gente para ayudar a su madre a subir los escalones la enfermera comienza a retirarse dándole relativa tranquilidad a esta gente de que de alguna manera van a solucionar. Entonces yo leía el diario y ya me sentí en el compromiso de ofrecerme para ayudar a cargar con la señora, y una voz me decía, pero que carajo, esta gente cobra muy bien como para que yo tenga que venir a resolverles el problema con mi esfuerzo, yo estaba ahí esperando por mi madre, me pareció una exageración tener que trabajar de camillero gratuito de una empresa mutualista de ingresos formidables, sobre cuyos ricos funcionarios se han tejido leyendas muy famosas acerca de los diezmos que obtienen sobre la facturación de los productos que adquiere la empresa para la que trabajan. Yo esperaba ahí por el futuro de mi madre, aun no sabía siquiera si su dolencia era de más gravedad de lo que aparentaba. También me vi tentado de sugerir con mis peores modales que si la mierdosa eminencia médica no podía bajar esos nueve escalones para atender en un sitio a la que esta señora pudiera acceder. Pero otra vez me contuve y una vez más, luego, me cuestioné mi falta de rebeldía. La enfermera se fue sola con el rabo entre las patas. Luego volvió otra a decir más o menos otra vez la historia de los nueve escalones pero le dio tranquilidad a la señora de que lo solucionarían y le explicó que los sábados no abren el portón que está por la otra calle y que normalmente la gente en silla de ruedas ingresa por ahí. La hija de la mujer le preguntó si era algo muy complicado acceder a la persona que abre los portones y la enfermera puso cara de no tener idea y le dijo que ese tema se "les escapa de su tarea" y le dice avergonzada que no tiene (la más puta) idea de dar con el tipo que tiene la llave del candado. Mucho más rato después llegan las dos enfermeras y más atrás otro pequeño gran héroe, un camillero con una silla de ruedas. Este gran señor tiene la enaltecedora actitud de decir en voz audible para las ya manoseadas enferma e hija, que "uhhhh y encima es gorda!!!". Puta madre. Yo lo tenía que haber cagado a piñazos por pavo, por mal tipo. Me cuestiono severamente haber sido testigo sin involucrarme en esa situación. Yo se que a un tipo así la propia vida lo tiene que poner en su sitio y a diario. Aún así, soy totalmente antiviolencia pero de referirse así a mi madre el que terminaba en la urgencia era ese tipo. La hija de la señora atinó a decir con seriedad y firmeza "pero por que es gorda no la van a dejar de atender!". El tipo agachó la cabeza y procedió a hacer su tarea y la ubicó como pudo en la silla de ruedas, con tales modos que la señora se quejó por que le torció un tobillo mientras la fijaba con una cinta de seguridad a la silla. Se fue empujando la silla refunfuñando, y las enfermeras con una actitud de impotencia e inoperancia, al menos un poco menos irritante.
A los pocos momentos veo salir caminando a mis padres y me terminó de volver el alma al cuerpo. Por suerte nada importante. Un malestar pasajero que ya está pasando. Los que no pasan y permanecen son estos parásitos sin rostro que se benefician cobrando servicios caros, donde las personas jóvenes y saludables pagan cuotas altísimas y las personas viejas y de salud precaria pagan cuotas igualmente altas y además pagan por tickets, ordenes de asistencia, medicamentos y análisis que los hacen prácticamente dejar la mayor parte de sus ingresos en las arcas de estos pérfidos mercaderes de la desgracia.

Llegamos a casa y Gaia que es la primera en salir a recibirnos y mostrar como puede su preocupación y amor. Todos los días de su vida incluyen ir al cuarto de mis padres y desayunar con ellos y escuchar siempre las mismas frases y los mismos mimos, mientras mis padres toman el mate de la mañana y ella mendiga bocados y cariños alternativamente de cada lado de la cama. La ruptura de esa rutina debió causarle mucha sorpresa y ansiedad.

Al mediodía del domingo llueve de forma abundante y mi padre cocina y alguien tiene que ir a la feria. Normalmente mi madre hace ambas cosas. Así que un servidor toma el paraguas y se va a la feria portando la lista de alimentos a traer. Un poco por falta de costumbre y otro poco por tener que salir bajo lluvia me olvido de la chismosa (bolsa de los mandados) entonces me doy cuenta que voy a tener que restringir la lista de alimentos a los más indispensables porque no tendría luego como cargarlos. Así que prescindo de las manzanas verdes. Le explico avergonzado al verdulero que me olvidé de la chismosa ( no pasa nada, me dice el tipo, diplomáticamente, como para que no me sintiera tan pelotudo(tonto)) y mientras pago, sostengo el paraguas y junto las bolsas de fruta, verdura y queso, se me inclina el paraguas y le pego a una señora en el brazo y a pesar de eso me mira con simpatía y le señalo que con la lluvia me faltan manos, todo para justificar que soy un pelotudo. Me sonrió. Regreso y le digo victorioso a mi viejo en la cocina acerca de mi criterio y sobre traer lo necesario y lo justo para la subsistencia del clan, por haberme olvidado del a chismosa. Mi viejo me mira con cara de cuando se mira a un auténtico pelotudo y me muestra que está calentando agua para hacerle una compota de manzanas a mi madre, que es lo único que puede comer (y tengo idea que se había hablado de eso en alguna de las cuantas horas que duró todo este episodio, donde mi familia quedó acéfala, desde la madrugada del viernes hasta el mediodía del domingo). Ahí me digo que evidentemente me trato de un tipo que no tiene muchas luces (más o menos como la casa de Stevie Wonder), gesticulo amistosamente y le digo a mi viejo que muy bien, que otra vez al paraguas y la lluvia y que iba a la feria a buscar las benditas manzanas. Llego a la feria, que estaba vacía de gente por la lluvia y con más o menos los mismos puestos de venta y pido las únicas manzanas verdes que habían en la vuelta. Eran pequeñas y duras, pero me dije que para compota deberían servir porque el agua las ablandaría ( me supuse que esto era muy razonable y este pensamiento evitó que me siguiera martirizando). Pedí dos kilos. El kilo salía 15 pesos. En eso me llevo la mano al bolsillo del chubasquero y recuerdo que había dejado el vuelto a mi madre sobre la cómoda. Entonces reviso y veo que tengo 10 pesos. Y rectifíco diciendo que con la lluvia me olvidé del dinero y que me dé solo diez pesos de manzanas. El tipo se compadece (este tipo se debe pensar que yo soy un pelotudo, pensé yo) y me da, creo que un poco más de diez pesos de manzanas (el precio que aparece en el pizarrón sobre cada montón de fruta fluctúa un poco con el clima y la hora en que vas a comprar (con la demanda bah!)). Así que pongo los pies en polvorosa rumbo a mi hogar. Llegando me doy cuenta que en uno de los bolsillos tenía cientos de pesos, el vuelto de mi primer incursión por la feria, así que podía haber comprado más manzanas. Y hasta uvas! Qué pelotudo por Dios!!! Que elemento de perturbación y desequilibrio la lluvia, ¿no?

Después la saqué a pasear a Gaia, que andaba muy necesitada de salir. Ya está en celo, la guacha. Y para peor hay un petiso que es como la mitad de chico que ella que me la calienta como una quematutti. Yo siempre le desconfié al petiso. Cuando se aproximaba hace unos meses a jugar con ella yo me dí cuenta de que le habia echado el ojo. Se tiene fe el petiso, siempre lo supe, y la verdad que me cae bien. Es un cuzquito de mierda blanco con manchas negras, muy parecido a Mendieta, el perro de Inodoro Pereira. Quizás por eso me cae bien. Gaia es más fina y distinguida, pero que se le va a hacer, el amor es ciego. Entonces como está en celo la llevo con la correa porque si no se me va al diablo y el petiso me pone la firma.
Si bien el petiso se mostró mano larga desde los comienzos, últimamente, desde que Gaia es señorita, se está pasando y me tiene bastante caliente. El petiso se aproxima, y me mira como pidiendo disculpas y después pasa directamente a olfatear a la Gaia en la zona genital. A mí es una situación que me desborda y me incomoda mucho, entonces tiro de la correa y me llevo a Gaia rumbo a casa y el petiso que se arrima y me mira temeroso, se ve que ya se ha comido algún shot de derecha en la vida porque su tamaño lo hace susceptible de levantar un centro a la olla con él, con cualquiera de ambas piernas, a gusto del ejecutante. Yo aprovecho su temor y lo miro con cara seria, como si estuviera por patear un tiro libre en una final y el tipo calcula mentalmente la distancia al a que podría llegar con cualquiera de mis piernas y le hace ojitos a la Gaia desde afuera de ese círculo imaginario de influencia de mis zapatos. Claro, el tipo me ve pacifísta pero no confía totalmente porque seguramente ya debió comerse alguna patada en el culo bastante dolorosa, fruto de su insistencia con las muchachitas del barrio, pienso. Así que nos siguió hasta casa. Yo a Gaia la llevaba de arrastro a esa altura. Se muere con el petiso. Que tendrá el petiso!!! Para peor entro a Gaia al jardín y el petiso pega un salto felino y se para sobre el muro. Ante esa demostración de aptitud física y devoción la Gaia deliraba, totalmente entregada. Lo corrí con amenazas al minúsculo pretendiente y entré como pude a la Gaia. No se que hacer con esta chiquilina.

******

Mucho más rato después me dirijo al baño y veo la puerta cerrada y enfilo para el baño del pasillo (la peor opción) y lo veo ocupado entonces me molesto, porque hay pocas cosas tan molestas como ir apurado al baño y verlo ocupado, una de ellas es ir apurado al baño de servicio (o más bien de segunda) y encontrarlo también ocupado. Entonces giro de golpe con mala actitud, reconozco y la piso al a Gaia que me seguía devotamente buscando seguramente que la lleve a pasear de nuevo o que la entretenga porque esta aburrida o buscando quizás no más que una señal de afecto (el perro tiene eso) y cuando la piso trastabillo y siento un dolor agudo y espantoso en mi rodilla convalesciente y le pego una puteada de decibeles considerables a Gaia y se asusta y me mira y voy y le doy una palmada en el cuarto trasero y le grito que no me ande encima. Ella me pone cara de cachorro desamparado y de que no entiende como si lo único que hace es quererme más que a nada en el mundo y reclamarme afecto, yo le grito y la golpeo. Yo me siento mal por mi reacción. Me siento un podrido. Y me pregunto como diablos hago para hacerle entender que hace meses acarreo una lesión en la rodilla y que me angustia mucho y que me duele especialmente cuando tropiezo con algo y que estaba de mal humor por lo del baño ocupado. Y una mierda!! que culpa tiene el animalito de todo eso. Pero como le explíco que no me ande encima a un bichito que apenas entiende algunas pocas palabras y desconoce absolutamente de la anatomía humana y de la lenta recuperación de las lesiones de rodilla y de que encima, yo soy un tipo ansioso???
Rato después ando navegando y me voy para lo de Trenzas (que es esta amiga que reencontré buscando en google lo de los cristales del Dr. Emoto y entre en un blog donde ella comentaba y como tiene la foto en el perfil la reconocí). Y en su posteo comentaba una persona que la elogió y me dio curiosidad y visite su blog y en uno de los posteos tenía esta reflexión inspirada en algo que dijo Steven Covey ( el de los siete hábitos de la gente eficaz, un libro muy vendido) y su pensamiento me maravilló.

“Estás desayunando con tu familia. Tu hija tira una taza de café y chispea tu camisa de trabajo. Tú no tienes control sobre lo que acaba de pasar. Lo siguiente que suceda será determinado por tu reacción. Tú maldices. Regañas severamente a tu hija por que te tiró la taza encima. Ella rompe a llorar. Después de regañarla, te volteas a tu esposa y la criticas por colocar la taza demasiado cerca de la orilla de la mesa. Y sigue una batalla verbal. Tú vociferando subes arriba a cambiarte la camisa. Cuando bajas de regreso, encuentras a tu hija demasiado ocupada llorando terminándose el desayuno y estar lista para la escuela. Ella pierde el autobús.

Tu esposa debe irse inmediatamente para el trabajo. Tú te apresuras al carro y llevas a tu hija a la escuela. Debido a que tú ya estas atrasado, manejas 40 millas por hora en una velocidad máxima de 30 millas por hora.


Después de 15 minutos de retraso y obtener una multa de tráfico por $60.00, llegas a la escuela. Tu hija corre a la escuela sin decirte adiós. Después de llegar a la oficina 20 minutos tarde, te das cuenta que se te olvidó el maletín. Tu día empezó terrible. Y parece que se pondrá cada vez peor. Ansias llegar a tu casa.


Cuando llega a tu casa, encuentras un pequeño distanciamiento en tu relación con tu esposa y tu hija. ¿Por qué? Debido a como reaccionaste en la mañana”.
¿Por qué tuviste un mal día?
a) ¿el café lo causó?
b) ¿tu hija lo causó?
c) ¿el policía lo causó?
d) ¿tú lo causaste?
La respuesta es la “d”
Tú no tenías control sobre lo que pasó con el café. La forma en como reaccionaste esos 5 segundos fue lo que causó tu mal día.


Te presento lo que debió haber sucedido.


El café te chispea. Tú hija está a punto de llorar. Tú gentilmente le dices, “esta bien cariño, solo necesitas tener más cuidado la próxima vez. Después de agarrar una camisa nueva y tu maletín, regresas abajo y miras a través de la ventana y vez a tu hija tomando el autobús. Ella voltea y te dice adiós con la mano. ¿Notas la diferencia?


Dos escenarios diferentes. Ambos empezaron igual. Ambos terminaron diferente. ¿Por qué? Tú realmente no tienes control sobre el 10% de lo que sucede. El otro 90% se determinó por tu reacción.


Este ejemplo pone de referencia lo que trato de decir, siento que en realidad si nos diéramos el tiempo de aplicar la conocida norma 90/10 que es a lo que se refiere... el mundo sería mucho mejor.


Reflexiona."

Entonces pensé: que diablos( en realidad me dije "que mierda", pero uno en el post lo pule un poco porque nunca sabe bien quien lo está leyendo desde el otro lado), es imposible que Gaia entienda que no me puede andar encima porque me duele la rodilla y me puedo enojar si el baño está ocupado y cuando gire de golpe y me trastabille, me duela mucho y me agarre una rabieta de campeonato y entonces me de por insultarla y pegarle una palmada. Es mejor que nada más yo sea conciente de que eso sucede y simplemente dejar de cambiar de dirección inesperadamente para no tropezarme con quien solamente me idolatra y me quiere. Después nos fuimos a pasear con Gaia y andamos como chanchos de nuevo. El perro perdona esas actitudes mediocres que tenemos los humanos. Humanos que nos creemos la gran cosa y tenemos esas limitaciones tan horribles.

******

Bueno, esto es de una u otra forma lo que me inquietaba y quería escribir. Es lo que tiene el ser un bicho solitario (lobo estepario me dijeron una vuelta) donde uno suele necesitar estar solo mientras una legión de personas le reclama un poco de atención y por otra parte cuando uno quiere estar con alguien no tiene la menor idea de como hacérselo saber ni es capáz de comprender tampoco que la otra persona no tenga la menor disposición o deseo de estar con uno.

******

Un poco por todo eso es que estoy yendo a una psicóloga. Yo le explico que tengo podrida a la gente, que le hablo y le doy vueltas a las cosas y que me piden por favor que no de más vueltas y que no les hable. "Lo único que me falta es que usted me pida que no le hable", le agrego a la psicóloga mientras ella apunta a velocidad de taquígrafo todo lo que le digo. Esa vez se sonrió.



Etiquetas:

17 Comentarios:

A la/s 04 marzo, 2007 23:57, Blogger Robertö dijo...

Vale corregir faltas.

 
A la/s 05 marzo, 2007 08:48, Blogger Clementina dijo...

Roberto, entre vos y Prudence me tienen emocionada últimamente. Si, la verdad que hablás mucho, poro que lindo. Yo no voy al psicólogo pero también hablo mucho y a veces me siento sola en esa patriada. me dan ganas de reclamarle a la gente que sea como yo...je, pero en ese caso no habría silencio vacante para tantas voces, entonces pienso que mi universo no está tan mal, que todo es así para que mi naturaleza parlante pueda explayarse a sus anchas y la gente que quiera escucharme lo haga sin pedir nada a cambio. Afortunadamente es algo que me pasa seguido, lo cual me reconforta...
El párrafo que le dedicás a tus padres... ay querido Roberto, decí que estoy trabajando y no puedo ser yo como quiero, porque si no me habría ido a la plaza más cercana a regar por ahí unas cuantas lágrimas. Me pareció de lo más tierno lo que decís. Que bueno Roberto, esto de pasar por acá. Estoy contenta y tus palabras han hecho lo suyo.
Besos.

“Y que no me lleven al hospital, no es que desconfíe, es que no me fío de la medicina occidental, que no me lleven al hospital si ya me encuentro mejor...”

 
A la/s 05 marzo, 2007 14:40, Anonymous solokierogritar dijo...

Me gusta tu blog, primera vez que comento pero me siento muy identificada con muchas cosas que escribís.
Te mando saludos y te estoy visitando más seguido!

 
A la/s 05 marzo, 2007 16:20, Blogger Trenzas dijo...

Esto sí que tiene de todo :)
Antes que nada, no sabes cómo me resulta familiar esa situación de las urgencias. La impotencia y la rabia que se siente cuando te preguntan "¿pero és realmente grave?" Y tú quieres decirle que sabrías eso si fueras el médico, pero que no, que los médicos son ellos y que tienen que venir YA, porque uno está que no le llega la camisa al cuerpo de miedo de que sí sea grave o gravísimo.
Y las horas de espera y las cosas que se ven, que son de pena.
Me alegro que tu madre esté mejorando, querido amigo. Se pondrá bien y todo volverá a la normalidad :)
En cuanto al resto del post, pues pobre petiso, que no le vas a dejar tener novia :DDD
Y pobre Gaia que a este paso, soltera de por vida :)
Es normal estar con los nervios de punta por tantas cosas que te pasaron en tan poco tiempo. Hay situaciones en que uno es injusto, pero si es consciente de ello, se soluciona y aquí no ha pasado nada, como se suele decir.
No sé, tal vez sería agradable ir una temporada a la plataforma de Larsen para enfríar los ánimos ¿no?
Por cierto, preciosos ejemplares. Iré a ver esa web que recomiendas porque los bichejos me encantan.
Y con la psicóloga, pórtate bien, o te cobrará el doble. Si sonríe, mejor.
Un abrazo muy grande, amigo

 
A la/s 05 marzo, 2007 20:34, Anonymous Roβεrtö dijo...

Clementina: te hice emocionar y te hice poner contenta? Entonces gracias.

solokierogritar: bienvenida. en que te identificas conmigo??
bueno, pensandolo bien, tambien yo quiero gritar. Somos dos.

Trencitas: yo ya no confío tanto en los médicos como en mi intuición. No digo que sea infalible, pero veo que los médicos cada vez saben menos. Es que la medicina se está pareciendo cada vez más a un fraude. Esta medicina. Está también la del alma. En esa creo. Y la psicología es realmente algo interesante. Y te mando un beso. Si vivieras por acá te regalaba un perro. (aunque bien te podría enviar al petiso en una encomienda y mato dos pájaros de un tiro. No, mejor no, pobres pájaros. Mejor dos políticos. Si. Me parece que tengo que cerrar un paréntesis. No mejor lo dejo así, abierto. Que lo cierre el que venga. Besos.

 
A la/s 05 marzo, 2007 22:37, Blogger Floooя dijo...

el viernes pasado me pasó algo parecido con mi madre. pero a la inversa. primero la llevé a la emergencia, después volvimos a casa, se volvió a sentir mal y llamé para que viniera un médico. Cuando le pregunto cuánto demoran, me contesta hora, hora y media. le pregunto por qué tanto y me contesta que porque no se está muriendo...

 
A la/s 06 marzo, 2007 05:34, Blogger Lucy in the sky with diamonds dijo...

Bueno, es muy largo y es muy tarde.
Mañana paso, lo leo atentamente y dejo un comentario mucho mas interesante que este.
1 beso.
LSD.-

 
A la/s 06 marzo, 2007 09:52, Anonymous SoloKieroGritar dijo...

Yo tuve la desgracia de llamar por una persona que se estaba desangrando literalmente, y me dio el tiempo para hacer 3 llamados antes de que apareciera la ambulancia, que dicho sea de paso, llegó con un kit con el cual era imposible atender a alguien que había sufrido múltiples puñaladas... Claro, esa persona murió, no allí pero sí luego de ser trasladada al sanatorio.
Durante varios días me pregunté qué había hecho mal, yo recordaba haberle explicado la gravedad a la telefonista, recordaba suplicarle que fueran rápido, recordaba decirle que se moría!!! Habría sido culpa mía que ellos no entendieran?..
Hasta que escuché las grabaciones de mis llamadas.
La primera la hice confundida, sí, se sentía en mi voz pero les dije todo: una persona tiene por lo menos 5 puñaladas, se está desangrando, hay sangre por todos lados, no se mueve, apenas siento que respira, por favor, ayudenla, te suplico que me mandes a alguien urgente, no sé cómo pasó, necesito que me mandes a alguien.
La segunda fue casi enseguida, pero más prepotente: por favor, me mandás a alguien ya! se va a morir! no entiendo nada, por qué no llegó nadie todavía? Es el quinto piso, están abajo? Por favor!
Y la última fue cuando estaba llegando la ambulancia: Escuchame pedazo de hija de mil putas! Yegua de mierda, no entendés que se está muriendo???!! Te llamé tres veces como una pelotuda y no llega nadie!!.....

Puede parecer que todo pasó muy rápido, pero no lo fue. Pasaron varios minutos antes de que llegara la primera ambulancia, hubo una cuarta llamada en la que mayoritariamente se escuchan mis gritos como una demente diciendo que no la pueden atender porque no tienen equipo, que manden otra. La segunda ambulancia no demoró nada. Igual, fue demasiado tarde. No se ni para qué cuento esto... se hizo un poco largo el comment. Sólo sé que en el momento de lucrar, todos están disponibles y dispuestos, el resto no importa. Uno se puede morir como un perro que nunca es urgente.
No sé en qué quedó el tema porque después de un tiempo perdí el contacto con la familia de esa persona, pero puedo asegurar, que si hubiera sido mi mamá, los hubiera perseguido hasta el fin del mundo. Por ahí no ganaba nada, pero seguro iba a dormir tranquila...

 
A la/s 06 marzo, 2007 11:13, Anonymous robertö dijo...

Yo hasta el momento no tenía malas experiencias con los servicios de urgencia. Pero siempre que algo funciona bien tambien siempre aparece un iluminado que lo puede hacer funcionar igual con menos recursos. Y eso es un verso.

 
A la/s 07 marzo, 2007 01:16, Blogger Lucy in the sky with diamonds dijo...

Lamentablemente me hizo recordar algo que me pasó hace poco y que es poco felíz el final y tiene relación con el post.
Un ser muy querido se descompone (ya había tenido un infarto el año pasado. Y encima, todo esto sucedió el antes de mi cumpleaños)
se llama a la ambulancia, que llegó bastante rápido pero cuando llega al hospital le dicen: No hay cama. Tuvieron que volver a la ambulancia (la persona sufriendo su segundo infarto, contando el del año anterior) y cuando llegó al 2do hospital, ya no se pudo hacer nada.
El día de mi cumpleaños, el entierro.

Ah, yo soy una asidua consumidora de mi Sr. Psicoanalista.
Y, aparte, el rubro me compete.
Cariños, Robert.
PD: Gracias por la defensa de esa persona "envidiosa". Me emocionó!

 
A la/s 07 marzo, 2007 19:06, Anonymous Roβεrtö dijo...

Voy a tener que postear algo más alegre.

Un beso, Lucy.

Y no haga caso.

 
A la/s 08 marzo, 2007 20:47, Blogger basilia dijo...

ud no tiene podrido a nadie
no sea exagerado hombre!

 
A la/s 08 marzo, 2007 21:04, Anonymous robertö dijo...

Ah...que gracia!!! pero si no exagero tengo que cerrar el blog e irme para mi casa...

 
A la/s 08 marzo, 2007 21:38, Blogger Verónica Carmona dijo...

amigo mío:
siento mucha felicidad el hecho de que te haya llamado tanto la atención mi escrito. de hecho me alegraría mucho mas que influyera positivamente en ti...
ahora te mando otro consejo

"only love is real"


saludos cordiales!

verito

 
A la/s 08 marzo, 2007 22:48, Anonymous Roβεrtö dijo...

Bienvenida Verito.

Es que pareció como si lo hubieras escrito para mí y para ese momento.
Como si estuviera sincronizado.
Gracias por todo eso.

 
A la/s 11 marzo, 2007 13:35, Anonymous basilia dijo...

bueno está bien,puede exagerar en su blog :)

 
A la/s 12 marzo, 2007 00:01, Blogger Robertö dijo...

le agradezco mucho

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Free counter and web stats