Rinocerontes eran los de Antes

Evolution

jueves, marzo 15, 2007

Sincronizando o A veces Dios te hace un guiño ( y se caga de risa contigo) y Las hormigas no tienen frontera

Se me hace tarde y no llego a la terapia. Normalmente llego en hora, pero ese día se me ocurrió revisar los comentarios del blog anterior, el del grillo monstruoso y los publicistas (monstruosos), para ver si había algún comentario nuevo, seguramente con deseos de que lo hubiera para enroscarme a discutir. Escribí algo y se me fueron los minutos que tengo contados para tomar el ómnibus que me deja en el consultorio. Entonces camino rumbo a la avenida y como es costumbre me cruzo con bichos peludos (siempre están en la misma cuadra, el mismo canterito), solo que estos eran diferentes, no eran de los negros con pelo corto, sino de los verdes con pelos largos, más parecidos a espinas urticantes (de hecho creo que lo son). Pero estaban muertos sobre las baldosas. No llegarán a mariposa, pensé, y seguí caminando apurado. Espero un ómnibus pero como el que me deja bien no pasa con mucha frecuencia entonces me tomo un taxi. El tachero la pifió para tomar la calle a donde iba y me pidió disculpas. Le dije que no se preocupara. Desde hace un tiempo dejó de ser para mi cuestión de vida o muerte llegar diez minutos tarde a un sitio, o que me cobren algo de más. Sin que le pidiera nada me descontó unas fichas y me cobró un poco menos.
La psicóloga como siempre me espera lapicera en mano y comienza a anotar todo cuanto digo y no digo. Algunas veces la veo que levanta la vista de la cuadernola para poder anotar sobre las cosas que pueda transimitir mi rostro, dado que las palabras muchas veces no logran tomar formas y se producen silencios, que generalmente el profesional intenta no interrumpir. Le cuento que hoy me tocó a mi llegar tarde, y que es difícil la precisión con los problemas que hay de tránsito y de frecuencias de ómnibus y que como la ciudad se desordenó bastante también es frecuente que tu ómnibus pase tan lleno que no te pare. Le dije que llegué hasta ahí en taxi y lo anotó. Anota todo. También me preocupo en explicarle que el motivo de llegar tarde no fue por desinterés, pero que ocurrió que había un posteo y que por algún motivo me desperté interesado en ver los comentarios. Entonces me preguntó de que había ido el posteo. Y le pregunté si había visto el comercial de ancel, el del grillo monstruoso que mortifica a los que no pueden comprarse celulares y por lo tanto no tienen amigos y se quedan solos. Me dijo que sí, que lo había visto, le dije que me parecía horrible y que posiblemente por las retrospecciones hacia mi pasado y siendo ahora conciente del daño que te provocan cosas insignificantes en momentos en que uno se está formando emocional y mentalmente, ver esa publicidad me había sensibilizado especialmente. Muchas cosas que nos pasan cuando somos niños se nos quedan guardadas, bajo la óptica con que las vivimos en su momento, y el efecto que nos provocan con el paso de los años es más o menos igual que lo del efecto mariposa ( tampoco por casualidad estoy escribiendo tanto sobre él) , pequeños aleteos que se van amplificando con el correr de los años y se desatan de maneras que uno no puede comprender hasta que las analiza y las estudia. Como hay gente de la que me lee (creo que no más de dos o tres) que me conoce en mi vida personal es necesario que les aclare que no es nada más grave que alguna ligera depresión, y la búsqueda de entender por que tengo esta tremenda necesidad de aislarme del resto de las personas y perpetuar algunas metas personales que parezco no darle la importancia en los hechos, que para mi sí tienen. En determinado momento sí, el grado de angustia fue bastante grande y por eso dí el paso, por primera vez en mi vida, de ir a un profesional. Y es bueno ir entendiendo, o tratar de hacerlo, en lugar de asumir cosas o comportamientos que no parecen tener motivo alguno.
Hablando de la publicidad entonces, la psicóloga me dice, "un grillo....el otro día me habló de bichos peludos". Ella siempre me tira esos penales, es como ir a pescar, de repente no pica nada pero de repente sale una corvina de 3 kilos. O un salmón de 7,5 (por que no?).


Bueno, ante este comentario, se me viene a la mente la insistencia por los bichos latente en la naturaleza de este blog y me sonrío y le digo (acerca de los bichos peludos): "hoy ví dos". Me devolvió la sonrisa y anotó en la cuadernola. Y se hizo un silencio, como tantísimos. La diferencia fue que ese silencio no lo rompí yo reflexionando, ni la psicóloga buscando algún disparador para que yo lo asociara con alguna cosa. Lo rompió un sonido muy audible proveniente de patio interior del viejo edificio, que no se había manifestado nunca antes, en las 15 o 16 sesiones que llevamos:

-"Cricrí...cricrí...."

Me tenté automáticamente y nos reímos. El día gris y húmedo ayudó a que un grillo real interrumpiera un silencio en un consultorio donde se hablaba de bichos, quien sabe por que capricho de las circunstancias. "Debe querer vender un celular" dijo la psicóloga, luego que yo me disculpara porque durante unos momentos me reía solo para mis adentros y no podía avanzar con la terapia.
Obviamente pensé que iba a escribir sobre esto en el próximo posteo.

*

Cerca del mediodía, en un momento de dispersión en la oficina, hablabamos con Zacarías y Demóstenes acerca un tema social puntual que nos sensibilizó bastante, comentamos casos conocidos acerca de eso, sobre todo algunos que se hicieron públicos últimamente. El tema era abuso infantil. Yo planteé lo horrible que eso sería en el caso de que el abusador fuera un integrante de la propia familia. "Es lo más común" me dijo Demóstenes y "voy y lo mato igual" contestó Zacarías. Y uno de ellos comentó algún caso donde una madre sabía que esto pasaba pero como no tenía recursos para vivir independientemente, era otra época, entonces el tema por más que era conocido por la familia se terminaba silenciando. Eso me dio pie a mi para recordar sobre algo que escribí hace tiempo, una historia familiar y se los comenté a mis compañeros. El tema era que mi tía y mi padre perdieron a su madre por una enfermedad siendo muy pequeños y luego de estar un par de años desperdigados en casas de familiares separados también del padre, éste los reunió de nuevo cuando se volvió a casar. El componente, no sé si por estilo de la época o por los correspondientes baches familiares de entonces, fue que mi padre y mi tía no debían saber que su madre había muerto y que la nueva madre no era tal, para ellos su nueva madre era la única madre. De hecho lo fue para ellos, a pesar de que luego de unos diez o doce años se enteraran de un modo bastante brusco de esta realidad. Pero ellos notaban silencios incómodos cuando preguntaban, o cuando percibían alguna anomalía con el segundo apellido en los documentos, en preguntas en la escuela, etc. Entonces sentían algo así como culpa de averiguar. No preguntaban porque toda la familia poseía un secreto incómodo, y quizás ellos no querían perturbar. El hecho es que recordé eso. Esta abuela muerta joven, si tenía familia en Montevideo, el contacto se perdió definitivamente. Incluso mi tía me dijo que un día, ya siendo una mujer adulta con hijas grandes, una señora hoy fallecida le comentó que había conocido a su madre y a algún familiar. Y a mi tía se le debió activar alguna señal de alerta mental muy antigua porque desistió de preguntar como averiguar más. Y nunca nadie supo, ni tuvo interés. Quizás esos mecanismos de silencio y oscuridad también lo fueron transmitiendo mi padre y mi tía a sus hijos. El apellido de mi abuela era nórdico, y prácticamente no existe en el país. Por poner uno, Erickson (el único de todos los apellidos que conozco tener que no es de orígen español). La charla con mis compañeros no prosiguió mucho más de ahí, pero el corolario fue que sí por una muerte natural se hacía un silencio familiar tan extenso, lo que sería por un caso de abuso, por ejemplo. Se habló de eso. No más de una hora después yo tenía una entrevista en un sitio que no conocía. Busco en el edificio el nombre que buscaba y entre los nombres que recorre mi vista estaba un Olaff Erickson. Y me quedo paralizado unos momentos. Me digo, que casualidad, justo hace unos momentos hablé con mis compañeros del tema este de la abuela perdida y los parientes desconocidos. Es un apellido nada común. Y me recorre una mezcla de desinterés con una curiosidad enorme. Eso luego. Porque enseguida de ver ese nombre mi dedo oprimió el timbre correspondiente al sitio que buscaba. Fue la segunda casualidad del día.

*

La tercera casualidad, sucedió rato después durante el día y es más personal. Tanto que no voy a hablar de ella. Al suceder me produjo una ligera molestia, después me causó un poco de gracia. Y agradezco que haya sucedido. Me despeja mucho que así haya pasado. Y me pregunto por que se me amontonaron tantas casualidades tan estridentes para mí, en un lapso de tiempo tan pequeño.

******

Grisel nos decía a Mocho y a mí que se mudó a una casa y contaba que su vecino es bastante latoso. Le molestan los ruidos, que la casa haya estado en obra, la mugre que esto le provoca, etc. Cada vez que la ve a ella o su marido (el Etor), les cae con alguna queja nueva. Al mismo tiempo Grisel y el Etor notan con desagrado como su jardincito acumula restos de cigarrillos. En determinado momento, por la nochecita, vieron pasar una partícula brillante desde el jardín vecino hacia el suyo. El Etor salió enfurecido a recriminar al vecino que no le tirara los puchos a su jardín. El vecino le responde agriamente que no era un pucho, sino que era un caracol. Y le agregó con desprecio, "vino del jardín de ustedes". El Etor desmoronado ante el argumento sobre el orígen de la travesía del caracol alcanza a escuchar una nueva acusación. "Además desde el jardín de ustedes vienen hormigas". El Etor aparentemente quedó en estado de shock y se volvió derrotado. Grisel nos razonaba, casi indignada, que las hormigas no son de nadie, viven abajo de la tierra y que no vinieron con ellos a la nueva casa. El Mocho, mientras escuchabamos la historia sentenció con sabiduría:

"Las hormigas no tienen frontera".

Y yo me fuí a trabajar sonriendo.

Etiquetas:

18 Comentarios:

A la/s 16 marzo, 2007 11:28, Anonymous De Buena Cepa dijo...

Eso es estar "alineado" con el universo o "alineado" ??

 
A la/s 16 marzo, 2007 11:56, Blogger Floooя dijo...

el timing, qué cosa con eso, tan bueno a veces y tan hijo de puta otras. pero cuando es bueno y todo encaja a la perfección, ah! qué cosa tan linda (y no sé si tiene algo que ver, pero me dio esa sensación)

 
A la/s 16 marzo, 2007 16:26, Anonymous robertö dijo...

Sigo sincronizando. Asusta.

Bievenido depuracepa: Así lo veo. Es estar en lugares que uno tiene que estar en el momento justo y no un instante después.

Floor: es como si cuanto más cabeza le pusiera uno, todo fuera más caótico y por el contrario, despreocupado, distraído, todo el unverso te fuera poniendo las cosas a tu paso. Pero todavía no escribí el post. No tuve tiempo.
Gracias por entrar.

 
A la/s 16 marzo, 2007 17:47, Blogger Floooя dijo...

a bueno, lo espero con ansias entonces. y no sabés lo de acuerdo que estoy contigo

 
A la/s 16 marzo, 2007 18:35, Blogger Prudencia dijo...

Es un poco críptico el título, pero suena a cosas buenas, así que: enhorabuena :-)

 
A la/s 17 marzo, 2007 07:48, Blogger Trenzas dijo...

Aquí espetando a que acabes de sincronizar :)
Un besote

 
A la/s 18 marzo, 2007 13:46, Blogger Perrito mozartiano dijo...

Los grillos y los bichos peludos son los responsables de las desgracias de la humanidad.
Por su culpa las cosas están como están.
Yo no tengo celular y ya voy perdiendo cuatro amigos, una novia y una madre. Voy a tener que empezar terapia para convertirme en mejor persona y tener un celular.

 
A la/s 18 marzo, 2007 15:20, Blogger Robertö dijo...

Yo sospecho que estos dos bichos peludos que me encontré el otro día fueron ejecutados por un escuadrón de la muerte vinculado con la mafia china, por el tema de las mariposas que después generan huracanes por allá. Me queda claro que sus cuerpos sobre el pavimento fueron dejados como advertencia. El grillo en cambio es un animalito noble, que está siendo utilizado con fines espurios.
Le deseo que recupere a su gente, Perrito. Celular no le voy a desear porque no aporta mucho y encima parece que es cancerígeno.
Saludos.

 
A la/s 18 marzo, 2007 15:53, Blogger Irina dijo...

Qué gracioso su amigo, Robertö, qué Drexleriano (si se puede decir así).
Muy ineresante su día, como un laberinto, algunas sendas que se abren y por las cuales se podría ir.
Irina

 
A la/s 18 marzo, 2007 16:16, Anonymous Roβεrtö dijo...

Vio Irina? por eso mismo lo de la bifurcación que tanta curiosidad le produjo a usted hace un tiempo. A mi en cambio me produjo angustia. Pero ahora ya se me pasó. Le agradezco que haya pasado.

Roberto

 
A la/s 18 marzo, 2007 19:53, Blogger Lucy in the sky with diamonds dijo...

El post me generó algo parecido a lo que comenta Flor pero al revés.
Que sensación angustiante cuando uno sabe perfectamente que si hubiese estado ahí 5 minutos antes o después, todo cambiaba (para bien) y por alguna razón, uno no lo hizo.
El arrepentimiento en esos casos, es torturante. Luego va mermando, es directamente proporcional a la importancia de lo que se perdió por la falta de sincronía.

Y... en otra ocasiones me pregunté: ¿Por qué no pasó 5 minutos después? (Si no quería ver esto!)
La sincronía es buena pero puede ser muy cruel en ciertas ocasiones.
Eso pienso.
Saludos, sweet Robert.

 
A la/s 18 marzo, 2007 20:42, Anonymous Roβεrtö dijo...

Entiendo tu punto Lucy.
Por ejemplo yo me reventé la rodilla jugando futbol 5 hace ya 4 meses. Todavía no estoy recuperado. Si hubiera estado un metro más allá o más acá seguramente no habría participado del trancazo que hizo colapsar mi ligamento externo. De estar armonizado habría salido ileso, o no habría estado en ese sitio específico, pero coincidió con un momento donde no andaba muy en paz y creo yo, uno está más expuesto a que le pasen cosas feas.
Eso o cruzar la calle pensando en cualquier cosa y que te lleve puesto un auto, cualquier cosa.
Estar armonizado es confiar en el proceso de la vida, como suele decir alguien que quiero mucho. Cuando lográs ese estado mental es muchísimo menos probable (casi me atrevo a decir imposible) que te ocurran cosas malas.
Te mando un beso, Lucy Very.

 
A la/s 19 marzo, 2007 01:02, Blogger Lucy in the sky with diamonds dijo...

¿Será que yo lo veo tan difícil ese momento de tanta armonía?
Maybe.
Beso, Very Robert.

 
A la/s 19 marzo, 2007 08:43, Anonymous Roβεrtö dijo...

No lo pensés "difícil". Hay que evitar ponerle etiquetas a las cosas.

Muchas veces lo que juzgamos "malo" nos termina reportando beneficios enormes. Otras veces no. Quizás en esos casos lo positivo sea levantarse de la lona cuando en uno ya no hay más nada ( salvo la voluntad que le dice "resiste" como decía Kipling).

Que tenga buen día Lucy.

 
A la/s 19 marzo, 2007 10:32, Blogger Floooя dijo...

robertö: te dejo un link de un discurso de steve jobs (uno de los creadores de apple) http://youtube.com/watch?v=D1R-jKKp3NA

creo que tiene mucho que ver con el tema de por qué apsan las cosas como pasan. hay un concepto ahí que me parece muy certero y es que uno no puede conectar los puntos hacia adelante. uno recién entiende las cosas en perspectiva. "x" pasó, para que pudiera pasar "y" y así con las cosas.

recién hace unos meses entendí algo de esto. ahora (y sé que me pierdo infinidad de cosas igualmente), presto mucha más atención a ciertas cosas que pasan y las entiendo mejor.


y aprovecho también para agradecerle el link :)

 
A la/s 19 marzo, 2007 17:47, Blogger Clementina dijo...

Solo paso para saludarlo, sin mucho tiempo pero con palabritas que siempre quedan. El título anunciaba algo prometedor y creo que usted tiene tendencia a cumplir promesas.

Bichos peludos, besos y walkis. Ah, también alguna hormiguita exiliada.

 
A la/s 19 marzo, 2007 21:36, Anonymous Roβεrtö dijo...

Flor: acabo de leer una traducción del discurso de Jobs y me pareció especialmente linda. Es realmente muy linda. Gracias!

Clementina: gracias por apreciar lo que escribí.

 
A la/s 20 marzo, 2007 16:16, Blogger Trenzas dijo...

Ya te sincronizaste :)
Es verdad, las hormigas no tienen fronteras, ni las mariposas y por eso pasa lo que pasa :)
Me he reido leyendo lo que cuentas de la psicóloga y el crí crí.
Y las vueltas que da la vida y cómo puede sorprendernos a cada rato ¿verdad?
Un beso mut grande

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Free counter and web stats