Rinocerontes eran los de Antes

Evolution

sábado, enero 26, 2008

Arboles

Le tiré la foto a la cotorra que se escondió (arriba a la derecha) y emboqué a la paloma camuflada. Bendita diversidad.








Parece que Bárbol también eligió Uruguay como destino turístico.


*** ***




** *****




** ** **



Parece que ya el pichón está bien.

domingo, enero 20, 2008

Ojos de Rinoceronte de madera

Ayer de noche cuando volvía a casa con Gaia, de su paseo nocturno observé que ella captó una presencia en el jardín pequeño del frente de la casa. Comenzó a husmear y sentí que entre los macetones y la pared de la fachada se escurría un animal pequeño. Gaia comenzó a asediar el refugio y el animal comenzó a chillar. Tuve la duda de si era una rata o una pichón en desgracia. Estaba casi seguro que era esto último y para evitar que Gaia lo lastimara la entré y ya no salí. Se lo comento a mi madre, la posibilidad de que haya un pichón en el jardín y me voy a acostar.
Hoy sábado, me comenta mi madre que vio al pichón, lo tomó con sus manos y lo puso en el jardín de la señora de al lado, que no tiene mascota, para que estuviera más seguro que en casa, refugiado entre las plantas. Luego estuvo todo el día pendiente, y contaba emocionada que los padres estaban vigilando a su criatura y que la "miraban con agradecimiento" , ya que durante la tarde les colocó varias veces pan mojado en leche, que ellos consumían con avidez y transportaban para alimentar al pichón desvalído. Más tarde vuelve mi madre de la calle con la novedad de que no sabía como el pichón había vencido al muro medianero de unos 1,20 metros de altura y estaba de nuevo afincado en el jardín de casa.


Las plumas de su cola habían desaperido completamente, por lo cual el pequeño solo podía dar unos saltos, que con la ayuda de sus alas se transformaban en vuelos cortos o saltos relativamente extensos, pero no podía llegar de ninguna forma hasta su nido. Sus padres lo observaban, permanentemente, ambos bajaban y le enviaban el mensaje a su pichón de que estaban ahí pendientes de la situación.



Cuando por la tardecita abrí la persiana y comencé a tomar fotos ambos padres comenzaron a hacer un sinfín de revoloteos nerviosos y chillidos frente a mí. Evidentemente buscaban disuadirme o distraer mi atención para que no me concentrara en la cría. Era todo cuando podían hacer, y de ser yo un depredador seguramente me iría tras ellos y olvidara o no me percataría de la presencia del pequeño chingolo.


Rato después me invadió la inquietud de que los gatos de enfrente pudieran comerse al pichón por lo cual fuí hasta el jardín para ver si era posible atraparlo y ponerlo a rezguardo en una jaulita. Resulta que estaba en el rincón mas desnudo del muro, mirando hacia la pared, como en penitencia, totalmente desprotegido ante cualquier ataque. Ya estaba anocheciendo y muy posiblemente sintiera miedo. Yo de niño muchas veces me dormía mirando hacia la pared para no dormir mirando hacia el living (ignoro por que no se me ocurría cerrar la puerta!) que tenía una ventana que me daba un poco de inquietud. Creo que esto era igual. Fue sencillo tomar el pajarito con una sola de mis manos. Apenas opuso resistencia, estaba débil. Ni bien lo tomo y me incorporo siento que desde la oscuridad, sus padres, testigos impotentes de la situación bajan a toda velocidad y se posan sobre el muro chillando con mucha desesperación y estridencia. En ese mismo momento sentí que era posible que hubiera hecho algo muy malo. Me llevo al pequeño hacia adentro y mi madre, que es muy bichera me dice que se va a morir sin sus padres. Le digo que lo podemos tener a rezguardo hasta que se fortalezca y que sus padres lo pueden ir a ver si lo ponemos en una jaulita en el fondo. Pero me terminó convenciendo de que había hecho una bobada y que incluso al sentirle mi olor al pichón quizás lo abandonaran. La verdad es que no creo que hubiera pasado la noche con vida ahí donde lo había atacado el sueño, a la intemperie. Lo volví a dejar en el jardín, pero lo puse bien oculto al abrigo de las plantas, sobre la tierra de una maceta. Antes de llevarlo le tomé esta foto, junto al rinoceronte de madera que compré en Santa Cruz (si, ya estaba imaginando contar aquí esta inusitada historia)


Al ver la foto noté que la geometría y el color de los ojos del rinoceronte y el pequeño eran muy similares. Sin embargo podía ver un temor inmenso en los ojos del bebé y juro que aun ahora veo una infinita compasión en la mirada de madera fría del rinoceronte. Evidentemente uno ve lo que quiere ver y las cosas son lo que las cosas uno quiere que sean. Tomé al chingolo con mi mano. Ya se quedaba en la palma de mi mano sin necesidad de que lo hiciera prisionero. No tenía energía para huir o el calor de mi mano le era amigable. O bien captó que trataba de ayudar. Eso no se sabrá nunca. Ojalá mañana temprano sus papás le depositen el desayuno en el pico y pronto pueda volar hasta el nido. Pero en la vida, todos sabemos, no solo hay finales felices. Podemos controlar solo las cosas que podemos controlar. Y un antiquísimo juego de dados invisibles que ruedan sobre nuestras cabezas determinan que sucederá al día siguiente.

domingo, enero 06, 2008

Más vale tarde

Les deseo felíz 2008 a todos los que frecuentan esta página. A todos los que pasan y dejan algo los aprecio realmente. A los que pasan y vuelven, agradecimiento. Y a los de europa del este que pasan en busca de fotos de Lopilatto también espero que tengan buen año.
De la gente que vino de modo fortuito a Rinocerontes me quedo con alguien que llegó hasta aquí preguntando que ocurre si un perro se come a una mantis religiosa. Una bella pregunta realmente. Les deseo salud y evolución a todos.

Rinoceronte Robertö

Pd: agregué al final de los links un par que me ayudaron a pasar el rato(memecio y fogonazos, me resultaron sumamente interesantes, a tal punto que las cosas que vi allí las he comentado en el trabajo, en la mesa del domingo o he traído a mis sobrinos hasta la computadora para ver algún video. También sentí la ansiedad de conectar a muchos de ustedes, queridos y lectores con lo que hay allí adentro. Debe ser para sentir que no me maravillo yo solo, que se yo por que uno hace esas cosas.

*** ***


Así son las Islas Faroe (país que conocía únicamente a a través de los abultados resultados en fútbol que tiene que soportar) desde el punto de vista del señor o la señora que sacaron esta foto.
Muy bonito, estaba en google earth.

** ****



Este ratoncito es un gerbo de orejas grandes (una especie de pikachú desenchufado), vive en Mongolia y tiene hábitos nocturnos. No se tenían imágenes de él hasta hace muy poco y para su desgracia ahora es su figura es pública. En fogonazos hay videos de estas simpáticas criaturas.

* *****


Me confirman los médicos luego de una serie de estudios que mi corazón está bien. Tengo algunos parámetros altos que van a bajar rápidamente haciendo deporte y cuidandome con las comidas. Luego me voy a sentir mejor.
Todo comenzó un día de mucho estrés, por la noche al acostarme sentí que mi corazón no estaba funcionando bien. Como no me dolía nada y era muy tarde preferí no preocupar a la familia llamando a la urgencia. Al otro día voy medio asustado al médico a primera hora. En la urgencia de la E. me enviaron a la caja de la entrada a unos 50 metros (yo esperaba que me dejaran esperando ahí sentado y me atendieran medio rápido). De ahí me dieron número para el médico, que era a dos cuadras y media de distancia. Atendía hasta las 10 horas. Llego a un rato antes de las nueve, y me siento en una de las sillas de la sala de espera. Allí conversaba animadamente un señor que tenía cerca de noventa años y lo escuchaba deslumbrada una platea de señoras que tendrían entre setenta y ochenta. El señor contaba que era viudo (me recordó a Obdulio Varela por su parecido físico) luego de 50 y no se cuantos años de casado y que ya varias señoras le habían llevado el apunte. Contaba que a una de ellas la paró en seco en pleno cortejo y le espetó "mire señora, yo a esta altura ya no estoy para cuidar viejas". Que qué atrevido respondió una de sus oyentes (ya menos deslumbrada) y yo reparé en que había estado quince minutos escuchando la vida de este buen hombre y no había señales de haber un médico en la vuelta. Pregunto (sí, tuve que interrumpir al galán, que calló y me miró atento) y me contestan amablemente que hace rato que en el consultorio no hay nadie. Voy a recepción y pregunto y la señora de la caja manda a una enfermera para que averigüe (pregunta mortal ¿es averigüe o averigue? ) (se usa la diéresis o fue un invento de mi maestra de segundo? ) (por qué mi maestra de segundo me puso en penitencia por decirle "cotorra" a la Magela por hablar mucho? . Me parece que mi maestra me prejuzgó la intención y yo no me di mucha maña para defenderme (explico? En Uruguay la cotorra es un loro silvestre que es plaga y además es una forma un tanto vulgar de referirse a la vulva). Y yo no era vulgar, a lo mejor mi maestra sí). En fin. Me confirma mi viejo que es averigue(nota, me reconfirma Daniela que era averigüe y de puro desconfiado también la RAE)). Así que las disculpas del caso por contrabandear recuerdos a través de una duda que me atormentó. El hecho es que pasan los minutos y llega la enfermera para confirmar que el médico se había ido. Miro mi reloj y veo que son las nueve de la mañana. Miro la orden que me dieron (a dos cuadras y media, reitero, y que fui no sintiéndome nada bien, también lo reitero) y dice que el médico atiende de ocho a diez. Entonces sin que diga nada la señora de la caja me agrega que no me haga problema porque me va a devolver el dinero. Entonces me pasaron dos cosas. Primero me empecé a sentir peor. Después le contesté. Le dije que no necesitaba el dinero, que lo que necesitaba era un médico porque me sentía muy mal. Juro que cuando dije esta frase fue como si me escuchara a mi mismo diciendo algo en lo que no creo. No necesito un médico! lo que necesito es una vida sana! Pero bueno, el hecho es que dije eso, molesto. Le cuento a la señora que me siento mal, que en lugar de atenderme me hicieron ir caminando hasta ahí y que no podía entender como un señor que es médico y que tendría que estar ahí se manda a mudar sin que nadie sepa donde está ni de ninguna explicacion de como ubicarlo. En medio de mi molesto discurso observo que la señora me mira con los ojos grandotes y sin boca, como las caricaturas de Mafalda. Era una señora de color. El color no viene al caso pero lo menciono a la pasada porque vivimos en un país que expresa por todos lados no ser racista y quienes tuvimos la fortuna de poder formarnos mentalmente rara vez nos cruzamos con un negro en la universidad. Sin embargo he contado seis jugadores de esa raza de titulares entre los once de una selección uruguaya. La verdad es que mientras yo discurseaba estaba esperando que la otra persona me retrucara y me dijera de malos modos que yo estaba equivocado, sin embargo la actitud de la señora me hizo sentir la necesidad de aclararle que no estaba enojado con ella sino que me parecía que toda esa situación era una enorme falta de respeto. Me dijo que me entendía, con gesto preocupado y, me consiguió otro médico de inmediato(a 2 cuadras y media de allí más cruzar Bulevar Artigas) y fuí molesto y caminando despacio. El resto de la gente miraba en silencio mi alocución como quien es testigo de una situación particular, un abuso, de los tantos que presenciamos en nuestros tiempos. La diferencia que esta vez yo no era el espectador silencioso sino el sujeto del abuso. Bueno, la doctora me mandó estudios y me dio pase para el cardiólogo. Luego de un montón de estudios el cardiólogo me dice que la máquina está estupendamente bien, tengo alto el colesterol y el ácido úrico pero algo que es fácilmente de doblegar. Entonces yo pienso cada vez más en que los malestares son del alma. A veces me parece que hay cosas que se curan cuando se acepta que no está en uno sanarlas. Muchas veces aceptar ayuda, cuando menos.

* ****

El sábado fuimos al shopping, con mi viejo, mi hermano mayor y mi sobrino (Tato). El Tato le dijo al padre que a las tres de la tarde tenía que estar sin falta en la casa porque tenían que asediar un castillo, con el clan del juego de rol en el que participa online.


Me contó que tenía que estar sí o sí, porque su papel era bastante importante para su clan dado que representa al personaje más veloz y su estrategia es pavonearse frente al castillo para obligar a salir a los oponentes y hacerles una emboscada. Lo vi jugar días anteriores y sentí que me había quedado atrás evolutivamente. El tipo con su micrófono va comprando y vendiendo armas y aprendiendo habilidades mientras junta dinero y va coordinando todo con los otros jugadores aliados. Comencé a bromearle a su padre sobre la importancia de la puntualidad del chico para que de comienzo el asedio, y dado que sus compañeros de clan son de otros países especulé acerca de la impuntualidad de los uruguayos y sobre lo que pensarían sus compañeros alemanes o japoneses esperando a comenzar a que el Tato llegara. El castillo esta defendido por otros participantes que también son humanos, quien sabe oriundos de que partes del mundo y me quedé con la idea de que tenían todo coordinado entre ellos para hacer un ataque y tomar el castillo por sorpresa. Tato me dijo sonriendo que así de ese modo no tendría gracia porque lo tomarían de madrugada cuando no hubiera ningún participante en la vuelta, que esas cosas hay que avisarlas para que participe la mayor cantidad de gente posible. Resulta que el juego no tiene fin y se juega en los momentos del día que cada uno se puede ir enganchando. Entonces me reí imaginando que en el castillo dejaban a alguien de guardia y comencé a teatralizar a un tipo desesperado llamando por celular a varios países del mundo a chicos adolescentes gritando que encendieran la computadora de inmediato porque estaban tomando el castillo. Me quedé tranquilo de que el juego no fuera así y bueno de que el mundo no estuviera tan paranoico. Aunque mi sobrino me agregó con una sonrisa que "tengo un amigo que es así..."


** ****

Bueno, todo este post, es una gran post-data, y olvidé linkear unos videos que hay en lo de memecio acerca de la manipulación colectiva, que me hicieron reflexionar mucho y en algún caso me espantaron bastante. Me gustaría que los vieran, dado que no soy capaz (intelectualmente) de colgar esos videos aquí. Son recomendables las tres partes.

Free counter and web stats