Rinocerontes eran los de Antes

Evolution

viernes, febrero 08, 2008

En pocas palabras

Llenamos la atmósfera de dióxido de carbono porque la revolución industrial fue un gran negocio para muchos. Había que sacarle el jugo.
Llenamos los ríos, arroyos y mares de veneno, porque es más barato. Entonces es un negocio tremendo.
Y la tierra igual, se llena de plomo y mercurio y las nubes de ácido. Porque es negocio.
La gente enloquece, se estresa y se angustia. Y para muchos eso también es negocio.
La televisión y sus personajes dejaron de ser un lugar lindo de ver. Porque es más rentable alimentar la histeria y el déficit atencional. La televisión también evolucionó hacia el negocio.
Los desiertos se comen a la selva y la vida. Los troncos caen uno a uno y los bosques sucumben ante el monocultivo. Que es negocio. Qué tasa anual puede pagar una selva? O una barrera de coral? Más vale pájaro en mano que cien volando. Y valen aun mucho más los 100 pájaros en la mano!
La vida que tardó cientos de miles de años en crearse y transformarse se esfuma aceleradamente en estos últimos años. La naturaleza no paga.

Es como si uno fuera testigo de que el ser humano se corrompe, degrada y finalmente extingue, porque es negocio. Si ya sé. Eso no va a pasar, fundamentalmente porque nunca sucedió.

Y si sucedió ni rastros quedaron. A lo mejor somos los atlantes del que venga después. Supongo que más mugrientos y desorganizados.

Dan ganas de dejar un cartelito póstumo.

"El ser humano : Destruyó todo lo que tuvo a mano y finalmente se extinguió porque todo fue un gran negocio"

Es cuestión de no dar ventajas.

** ***

Algunas veces me pregunto hacia donde vamos...



o cual es la ilusión que perseguimos con tan ciega desesperación...

Gracias por llegar hasta acá. Sé que hay cosas mejores para hacer.

12 Comentarios:

A la/s 09 febrero, 2008 16:16, Anonymous envidiosa dijo...

Es todo muy cierto, Röb. Lo peor es que no es tan complicado producir con tecnología que no dañe el ambiente. Tampoco aplicar modelos productivos que no dañen el ambiente (por ej. rotaciones en vez de monocultivos). El problema es que no es un buen negocio. Y los Estados que son los que pueden cambiar las cosas, no intervienen. Tampoco la sociedad les exige que intervengan. Y la gran mayoría de los intelectuales tienen un papel complaciente con el poder económico porque es la forma de sobrevivir.

 
A la/s 09 febrero, 2008 16:18, Anonymous envidiosa dijo...

De todas formas, hay una esperanza porque está de moda cuidar el ambiente.

 
A la/s 09 febrero, 2008 19:41, Anonymous robertö dijo...

Y si el estado interviene se es menos competitivo frente al vecino que no interviene. Entonces vamos al abismo.
Andá a decirles a los chinos ahora que van rumbo a ser la primera potencia económica y militar que justo ahora hay que hacer un cambio profundo. Justo cuando les toca a ellos. China está consumiendo petróleo con una voracidad creciente y eso hace que los países productores especulen y se encuentren yaciemientos de crudo todos los días. Y da la impresión que se va a cambiar el día que pase algo muy grande, tan grande que el tsunamí de hace unos años o los huracanes del año anterior sean comparables al aleteo de un pelícano.

Creo que la moda de cuidar el ambiente tiene resultados marginales frente a los efectos de estos gigantes superproductivos. Estos días se me ocurrió que el mundo va a terminar siendo una especie de chatarra espantosa, que en lugar de arboles va a tener montes de aparatos intertes consumidores de carbono.

Cuando eso pase escribir un poema o una fábula va a costar un huevo.

En esa época uno va a acariciar a un perro mecánico porque no pide para salir afuera, no caga y no se agarra pulgas. Y no ladra.

Y hasta a lo mejor nos implanten algún chip de la felicidad para no deprimirnos por lo que hicimos del mundo.

 
A la/s 09 febrero, 2008 21:32, Anonymous envidiosa dijo...

Lo del vecino que no interviene y que además es más competitivo, es un dogma liberal que se ha naturalizado. Pero no es algo tan automático, ni generalizable a todos los países, ni a todos los productos. China, por ej., ha puesto exigencias a la importación de determinados productos.

Sabés que no conozco a nadie con una visión tan negativa de nuestro futuro. Yo comparto gran parte de tu diagnóstico, pero no tus proyecciones. Entre tanta oscuridad me parece que se puede ver alguna luz. El desarrollo tecnológico ha llegado a niveles nunca vistos. Todo es posible. Desde mejorar este planeta hasta Incluso conquistar otros nuevos. No es que yo crea que yo tenga una opinión ingenua sobre la bondad del ser humano, pero sí veo que en la medida que van apareciendo las necesidades, aparecen las tecnologías. La investigación en energías alternativas en los últimos años ha tenido avances nunca vistos. En pocos años seguramente la chatarra se recicle o se termine usando como energía.

A vos cómo te parece que se pueden solucionar estos problemas?

 
A la/s 09 febrero, 2008 22:49, Anonymous robertö dijo...

Naturalmente se avanza, pero se avanza al ritmo y en la dirección de lo que pueden ser potenciales grandes negocios. Eso es muy jodido.Imaginate que dentro de diez años descubran que las ondas de celular son terriblemente letales para el ser humano? Quien investigó sobre eso? nadie, lo importante era crear la tecnología y ser más veloz que la competencia para venderle celulares a más gente. El presupuesto para investigar los daños colaterales debe ser bastante inferior, es lógico que los resultados sean más lentos que los avances y pueden ser fácilmente ocultados o puestos en tela de juicio. Eso es histérico y está mal. Lo que jode todo es la competencia salvaje. Pero no podés esperar menos de una civilización que está en un estadio donde uno de los negocios más rentables es fabricar armas y fabricar guerras para usar esas armas. Es una rueda infernal. No somos diferentes que hace dos o tres mil años, solo que tenemos armas más sofisticadas.
En el medio de todo eso si, coincido contigo que se van inventando parches y remiendos y soluciones interesantes. Es la luz lejana que se ve al final del camino y que permite que la maquinaria funcione y que al mismo tiempo la esperanza no se pierda.

 
A la/s 10 febrero, 2008 22:21, Blogger Clementina dijo...

Desarrollar el acto de escritura para muchos a veces no es negocio. Con eso me alcanza, por eso sigo persiguiendo la gran huella del rinoceronte que hace que sus palabras no muerdan el polvo.
Rino, volví.
le dejo un gran abrazo diciéndole que es lindo saber que nunca dejó de estar por aquí.

 
A la/s 11 febrero, 2008 05:11, Blogger Trenzas dijo...

También soy pesimista, Roberto. Ayer leí que el comercio ilegal de animales "salvajes" es el tercer negocio que mueve más dinero. Primero, las drogas, luego las armas y luego la fauna, protegida o no, que eso les da lo mismo a los negociantes. El negocio por delante de la vida. El dinero como primer objetivo, que el dinero es poder. Y el Poder, asegura en sus tronos a los gobiernos y a los gobernantes en sus limusinas.
Somos un desastre de especie los humanos.
Un abrazo muy grande, querido Roberto.

 
A la/s 11 febrero, 2008 09:28, Blogger Mayfly dijo...

Negocio? En los neghocios siempre alguien gana. Este no es el caso.

Sigo caminando en círculos, para en algún momento salir de él.

Saludos

 
A la/s 11 febrero, 2008 21:04, Blogger jntkdvr dijo...

Algunos de las zonas deserticas de la china, fueron provocadas por años de monocultivo, hace mil años o más. Esto esta vinculado con cierta crisis de las ciudades chinas luego de la unificación del imperio, donde se consolida una estructura campesina de subsistencia, que creo todavía rige en buena medida.

La esperanza son la ciudades...

 
A la/s 12 febrero, 2008 09:38, Blogger Irina, dijo...

Robertö, esas hormigas; ¿son hormigas de circo?

 
A la/s 12 febrero, 2008 11:46, Anonymous robertö dijo...

ja. Hormigas de circo...:)

Estoy notando estos días, al menos en el ambiente que me muevo una proliferación de varias especies diferentes de hormigas en el mismo predio. Me resulta interesante, aunque he observado caminos de hormigas de las cortadoras de hojas que parecen la interbalnearia en horario pico. Me pregunto si es contagioso y estoy seguro que si. Al competir contra si mismo el ser humano genera otras competencias que pasan desapercibidas, muchas veces.

Interesante el aporte de jntkdvr. Intuyo que la esperanza que menciona es una ciudad "inteligente", que se adapte y conviva en lugar de condicionar de forma crítica al medio ambiente. En otro caso, para la esperanza de la naturaleza la solución es el exterminio de las ciudades. El ser humano también es natural, debería reaprender a vivir inserto en un medio sin agredirlo mortalmente.

También es cierto lo que dice Mayf. En los negocios alguien gana y en estas circunstancias perdemos todos. Pero es así, alguna gente gana, lo que considara importante para sí, en detrimento de la especie o del todo. A mi me sorprende que no se considere un costo, en una industria por ejemplo, el daño que se le haga al conjunto. Por ejemplo, si talo una hectarea de selva voy a vender mucha madera y voy a inventar una hectarea de plantación de algo y será todo ganancia. Porque a nadie se le ocurrió ponerle valor monetario al daño ambiental que ocasiona, simplemente porque es tan diverso que sería imposible de calcular. Entonces es costo cero. NEGOCIO!
Trenzas, yo no es que sea pesimista, confío en que se pueda convivir en paz con el ambiente. El humano a ido aprendiendo de todo en la medida que tuvo la necesidad real de hacerlo. La historia humana no ayuda, pero tengo fe en que para conocer plantas se pueda ir a jardines y no haya que visitar museos. Yo creo que tenemos unos cuantos miles de años por delante como especie (o más).
Y Clementina gracias. Pero no persiga la huella de nadie, a ver si no le pasa como a las hormiguitas de la foto. Buda dijo algo así como que cada uno debiera ser una lámpara para sí mismo. Yo le agrego que sea una lámpara de bajo consumo que es mejor.

 
A la/s 12 febrero, 2008 14:46, Anonymous envidiosa dijo...

Todavía rige, pero la agricultura campesina en China está en vías de desaparición y el proceso ya es irreversible, jntkdvr. Los campesinos no dejan de emigrar a las ciudades. El fenómeno es tan importante que además están surgiendo nuevas ciudades en el interior de China.

Mirá Röb, se está comenzando a cuantificar el costo ambiental para cuantificar los resultados económicos de las empresas. En algunos aspectos ya hay antecedentes desde hace más tiempo, es el caso de la erosión de los suelos porque afecta el rendimiento de los cultivos, y tiene un impacto medible en los resultados económicos. Para todo lo demás la incorporación de los costos ambientales como costos de la empresa es una práctica bastante incipiente y aún no se ha generalizado pero se va a terminar imponiendo. Es una de las consecuencias de que los problemas ambientales estén de moda.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Free counter and web stats