Rinocerontes eran los de Antes

Evolution

sábado, julio 12, 2008

Ratones de laboratorio

Hola, como están?

* *** *

Ayer de tardecita cuando volvía del trabajo, otro chofer de Coetc me agradeció luego de cobrarme el boleto y darme el vuelto. He venido notando que los choferes de esta compañía en general tienen una buena actitud frente al trabajo e intuyo que hay un saludable liderazgo en esa empresa que influye en que esto así sea. Normalmente sonríen, agradecen y ahora hasta saludan! y conste que por más que se los sugieran sus jerarcas, la suya no es tarea sencilla, ya que manejan, cobran el boleto, tienen que dar el vuelto, a veces llenar una planilla aprovechando un semáforo y además interactuar con la gente. No es prudente tanta responsabilidad en alguien que maneja un vehículo pesado. Esto afortunadamente será resuelto próximamente con la instalación de máquinas expendedoras. También me gusta viajar por esa compañía porque a la hora de salida siempre ponen en el dial de la radio algún informativo y si bien es una imposición es con mucho una práctica mucho menos agresiva que obligar a los pasajeros a escuchar el feo programa del gritón Petinatti. Quizás no sea una imposición de la empresa y sea una simple asociación directa trabajar con buena vibración y no escuchar esa radio, pero sea lo que sea recompenso a esta línea de la forma que está en mis manos, que es viajando en ella. Ya no me molesta dejar pasar ómnibus y quedarme diez minutos en la parada. Si todos premiamos estas acciones la competencia también terminará concediéndonos nuestro legítimo derecho a viajar tranquilos.

* *** *

Un rato antes compraba en el Emporio unos bizcochos rellenos de crema para mi padre, que está convalesciente, como el domingo es día del padre el Emporio estaba repleto el viernes a última hora. Así que comencé a hacer la cola en la caja con mi paquete de bizcochos. Delante mío había una señora con su chiquito. Llevaban una torta. La fila de personas se seguía incrementando y avanzaba lentamente. En un momento la señora me mira y con algo de nervios me dice -Me permite cambiar la torta?
Yo la miro sorprendido y luego de unos instantes contesto divertido que como no se lo voy a permitir (procesando mientras le contestaba que lo que debió querer decirme es que le cuidara el lugar). Ante mi respuesta la señora trató de explicarse señalando la fila y yo le digo que si, que la había entendido perfectamente y que fuera tranquila. Me agradeció y no tardó más que un par de segundos en volver con una torta bombón, o algo por el estilo.

* *** *

Por estos días sucedió que mi padre, tiene 83 años, se agarró una neumonía que lo tuvo bastante complicado. Lo que más complicó las cosas fue que por su aprensión a que lo estorben y toqueteen los médicos no nos comentó sobre ningún síntoma inicial (la fiebre) y comenzamos a asutarnos porque estabamos notando un declive intelectual notorio por esos días y lo atribuímos a la vejez. Con los días comenzó a incrementarse la temperatura y llegó un punto en que creí que colpsaría su organismo porque no teníamos manera de contener su fiebre y tenía unos temblores espantosos. Por suerte se puso ya bien, ha estado cerca de diez días en cama y lo ha sentido físicamente y mentalmente. Se va recuperando. El hecho es que en ese momento yo sentí que si no bajaba la fiebre mi padre moriría, fue tal la presión y la necesidad que sentimos que estuvimos mi madre, mi hermano y yo acarreando trapos con agua fria y bolsas de hielo para lograr frenar los síntomas, que ni se nos cruzó por la cabeza llamar la urgencia. Mi padre desvariaba y temblaba. Al bajar la temperatura la situación se normalizó y no hubo necesidad de llamar urgencias porque de hecho mi padre estaba bajo régimen de internación domiciliaria y varias veces al día estaban viniendo médicos y practicantes. Todo este introito es por dos cosas. Primero porque nunca perdí un ser querido y me ha impactado mucho esa posibilidad una vez que se hizo tangible. Es algo que no se razona ni se intelectualiza, simplemente se siente. Y luego te das cuenta que la muerte es algo que pasa a diario, miles de veces por día algún organismo humano expira. Entonces después pensás que en cualquier momento se puede ir alguien que es tu más viejo amigo. Y que después te vas a ir vos, o antes, o lo que sea. Y sin darme cuenta estuve deprimido unos cuantos días, coincidiendo además que había instalado en casa alguna clase de microorganismo ganándose la vida adentro de los integrantes de mi familia y anduve con dolor de cabeza, cansancio y fiebre durante muchos días. El segundo motivo del introito es que temiendo que mi padre estuviera experimentando alguna enfermedad degenerativa de su cerebro (cuando no teníamos claro que lo que tenía era neumonía y que sus desvaríos se debían a la fiebre) es que me compré un libro que explica como funciona el cerebro y de que manera se puede retardar el envejecimiento de sus funciones. Lo recomiendo, es muy interesante.

* *** *

Bueno, la forma en que los científicos aprenden como reaccionan los organismos ante determinadas sustancias es mediante ratones de laboratorio. En particular las ratas son hábiles resolviendo laberintos, y bueno, los científicos las estresan y las hacen envejecer resolviendo situaciones y problemas nuevos. De repente ven que un grupo se comporta estadísticamente de mejor manera y ahí deducen que tal sustancia les hace conservar mejor la memoria o les permite mayor calidad de vida, etc. Hay un experimiento clásico donde las ratas que viven en lugares amplios y cómodos, con salas de juegos para entretenerse viven más tiempo y son más inteligentes que las ratas que viven en una situación más precaria. Se extrapola fácilmente a los seres humanos.

El hecho es que me puse a pensar de que si no habrá algún ser superior a nosotros que nos va cambiando el laberinto periodicamente para estresarnos y sacar sus conclusiones, y que nosotros, como las ratas, no seamos concientes de que existe alguien que hace eso con ese sentido. No es que lo piense, solo digo que por que no.

De hecho hace poco volví a encender la televisión y por lo que veo se ha transformado en un instrumento que estimula formidablemente la debilitación de la capacidad creativa y moral de las personas. La televisión es un negocio y los contenidos interesantes no lo son, porque no son de consumo masivo. Comienzo a pensar que está organizado y programado el decremento del cociente intelectual masivo. Es más fácil manejar un mundo en el que la gente no piensa y no protesta. Y si la gente no protesta por la mierda de contenidos con que la invaden por medio del aire que nos pertenece, entonces el plan marcha viento en popa. Desgraciadamente.

* *** *

En el libro que leí, resumiendo, habla de la importante incidencia del estrés sobre la debilitación del funcionamiento químico que sustenta nuestro cerebro. Básicamente, en la antiguedad el estrés lograba que el corazón latiera con mayor frecuencia de modo de tener más sangre disonible para resolver con celeridad situaciones críticas, como salvar el pellejo ante el ataque de una fiera. Hoy por hoy lo que nos estresa es un llamado de teléfono y no que ande en la vuelta un león hambriento. Y el organismo está todo el día liberando hormonas que dejan de ser útiles para ser dañinas.

En uno de los capítulos, el autor habla sobre los estudios que se hicieron sobre el cerebro de Albert Einstein. Cuenta que en los 80´s se desingó a una eminencia de la neurología para que disecara el cerebro y lo compara con otros seis cerebros de personas "comunes" de su misma edad.
Los resultados del estudio son notables. No hay en el neocortex del científico, es decir donde se concentra el cerebro pensante, la materia gris y proliferan las dendritas y sus sinapis, ninguna diferencia apreciable con el resto de los cerebros. Sin embargo su cerebro presentaba a diferencia de los demás un notable incremento en otra zona del cerebro más profundo, dedicado al pensamiento abstracto, donde existen unas células llamadas glías, que se encargan del metabolismo de las células del pensamiento. Es decir que a raíz de su esfuerzo y trabajo fue desarrollando una parte que el común de la gente no desarrolla. Por lo que entendí es como si todos tuvieramos la misma computadora pero el hubiera conseguido mayor ancho de banda.

* *** **

Hace un tiempo leí una frase de Einstein que me gustó mucho.
"Si no lo sabes dibujar es porque no lo entiendes"

* *** **



Y no...no lo entiendo.
No lo entiendo muy bien.

* *** *

Hace muchos años una prima, solía decir que cuando te dolían las rodillas era porque te habías pegado o porque estabas creciendo. Noto que también funciona para el alma.

martes, julio 01, 2008

Mork llamando a Ork

Era para denunciar que el chofer del coche 216 de la línea 456 le decía "hola" a la gente que subía al ómnibus y después de expender el boleto daba las gracias. Es terrible.

Free counter and web stats