Rinocerontes eran los de Antes

Evolution

domingo, noviembre 23, 2008

Cuentos de loros, de locura y de muerte


Este es el Pepo. El último lugar donde se lo vió fue en un monte de eucapliptus volando libremente con una bandada de cotorras. Yo se lo regalé a unos amigos porque con su mirada resignada y triste me hacía sentir que no debía estar enjaulado como los canarios. Estos amigos tenían otro inseparable de Fischer (esa es la raza) y lo soltaban en el fondo, donde tenía un arbolito con nido propio. Ni bien lo sacaron de la bolsa voló hasta su igual. Meses después murió accidentalmente su pareja atropellado por el enorme mastín de esta familia. (Pepo siempre tuvo espíritu salvaje y desconfiado, mi hermano lo atrapó cuando también se había unido a un grupo de cotorras que habitaban el parque de Villa Biarritz en Montevideo. Un veterinario amigo le comentó luego que se lo habìa vendido a alguien del barrio que después le dijo que lo soltó porque tenía un canto muy estridente). Al tiempo, durante el veraneo Pepo comenzó a frecuentar a las cotorras del monte, el vivía suelto con esta familia, y durante la estancia en el balneario eso no cambió, nunca se iba lejos. Con el correr de los días socializaba con sus pares, cada vez más tiempo y siempre bajaba de los árboles a la hora del almuerzo a estar con mis amigos y comer su comida. Al tiempo ya dejó de bajar.

Estoy seguro que se acuerda bien de mí. La primera vez que lo agarré cuando me lo trajo mi hermano; me picó con una fuerza que casi me saltan las lágrimas. La última vez que lo agarré fue para meterlo en una bolsa de papel para darselo a estos amigos. El no me mordía, esa vez, ansioso, me rascaba suavemente con su pico.

*** ***


Este loro Yaco (especie originaria de Africa) de la foto no las tiene todas consigo. Esta bajo tratamiento por depresión. Sucedió que su dueño falleció y desde hace meses el loro está triste sin comprender por que su amo desapareció. Le están suministrando antidepresivos y aparentemente reacciona favorablemente. Los loros son sociables por excelencia, en general andan en parejas con las que comparten toda la vida. Cuando conviven con humanos se apegan a uno en particular y por lo general son muy celosos respecto a esa persona.

Este tipo de guacamayo es originario de Africa, buscando sobre esta especie, encontré una nota sorprendente sobre su capacidad de aprender. Pulsar aquí si tienen ganas de leer la nota.

*** ***



A veces nos preguntamos cual es el animal más inteligente de todos. Depende de que tipo de inteligencia. Al igual que es difícil determinar entre varias personas que desarrollan habilidades diferentes cual es la más inteligente, pasa igual entre los animales.



He visto pulpos, sepias, loros y ardillas resolviendo ejercicios complicados. Los grandes simios parecen tener ventajas pero los delfines los superan en algunos aspectos. Y los perros y los gatos en muchos casos podrían competir seriamente con estos animales.

Van dos resoluciones de problemas por animales que me han impresionado mucho:

Vean este cuervo.
O este otro

*** ***

Hoy mi madre me acercó unas fotos viejas que tenía separadas para que yo las tuviera en caso que algo le ocurriera. Me transportaron tres décadas atrás (más bien cuatro).



Esa es Diana, mi primer mascota. Me vió nacer. A juzgar por mi tamaño debo tener un par de años ahí, tal vez tres. El primer recuerdo que me vino a la mente de Diana fue el del día que murió. Yo miraba televisiòn en el cuarto de mis padres. Creo que mi hermano estaba allí conmigo. Salió disparado, cuando escuchamos que mi madre decía algo de "Diana" y "se quedó muerta durmiendo". Recuerdo que yo me quedé un buen rato pensando que no podía ser eso que yo había escuchado. Cuando llegué, un minuto después, no más, la vi durmiendo como lo hacía siempre, en su mantita en el garage. No sé que hacían mi hermano y mi madre parados, yo simplemente la llamé porque sabía que abriría los ojos y vendría hasta mí. Solamente la llame una vez. Se me hizo un nudo en la garganta y me fui corriendo a mi cuarto. Estoy seguro que sollozé un rato sobre mi cama. Era el primer contacto con la muerte. Salí al rato. Ví como mis hermanos, que ya estaban grandes la cargaban para enterrarla junto al eucaliptus del fondo. Recordando todo esto me acabo de dar cuenta que no volvimos a tener un perro hasta Luli, la labradora que se nos murió hace un par de años. Fueron casi 20 años sin perro. Después de Luli no tardé más de una semana en traer a Gaia. Mis padres ya están mayores y un perro los distrae y los ocupa. Los hace sentir queridos y también es un ser que les permite a ellos querer. Y les hace bien. A todos.

Todo eso por las fotos que me acercó mi madre. Se quedó un rato viéndolas conmigo y se fue. Creo que estaba esperando un abrazo, era lo mínimo luego de darme esas fotos.
Alguna otra la voy a subir en algún momento próximo. Le tendría que haber dado un abrazo.

**** **

Acabo de recordar que me habían pedido alguna segunda parte de la gatita nueva, Simona, y Gaia. Simona viene con mis sobrinos y se ve con Gaia los fines de semana. Se están acostumbrando la una a la otra y se llevan bien. Simona es más independiente, Gaia más cargosa.
Pero se entienden.




12 Comentarios:

A la/s 26 noviembre, 2008 22:40, Blogger Circe dijo...

Hasta que no vaya a dar ese abrazo (y con intereses por la demora, que son un par de besos) no vuelvo a comentar.

 
A la/s 29 noviembre, 2008 03:40, Blogger Trenzas dijo...

Es increíble todo lo que los animales son capaces de hacer. Y no sólo habilidades para la supervivencia.
Estoy convencida, después de toda la vida de convivir con ellos, de que nos entienden mucho mejor que nosotros a ellos :)
Los Fischer son unos escapistas de mucho cuidado. Saben salir de las jaulas mucho mejor que yo por la puerta de mi casa. Y son mucho más felices en compañía.
Gracias por compartir esas vivencias, Roberto. Es bonito verte así, tan chiquito...
:)
Un gran abrazo, querido amigo.

 
A la/s 30 noviembre, 2008 20:47, Blogger Robertö dijo...

Trenzas, gracias por pasar y comentar.Si, era muy común escuchar a Pepo por las noches "trabajar" buscando salir de la jaula. Con su pico, inteligenci y paciencia siempre terminaba del lado de afuera de la jaula. En aquella época era una jaulita doble y terminaba apareciendo en la otra parte donde teníamos un cardenal ya viejito (que siempre quise dejar libre por otra parte). Siempre terminaba pasandose para su lado, es decir, en lugar de escapar para afuera, escapaba hacia la compañía del cardenal. El cardenal le tenía pánico, pese a que no tenían gran diferencia de volúmen, posiblemente porque el pico de Pepo era un arma de defensa muy superior. El hecho es que para que no se estresara el cardenal o muriera peleando, siempre sujetaba mejor con un alambre la división. Pepo siempre resolvía el problema, incluso una vez apareció del otro lado sin dejar rastro de por donde lo hizo. No tenía como contenerlo. Finalmente quedó tan hermética la división que Pepo comenzó a tener una actitud resignada y triste. Siempre sabía cuando hablaban de él, y a su manera participaba de la familia desde su jaulita. Hay animalitos que se adaptan al cautiverio, y otros que no, que tienen demasiada curiosidad por las cosas como para estar encerrados. Se ganó su libertad y me enseñó a que no hay que tener animales encerrados simplemente por darse un placer a la vista.

Circe, puede comentar, la economía es así y las deudas se cobran y se pagan. Y lo que queda pendiente, que mejor es que no pase, se pagan en la próxima vida.

Saludos.

 
A la/s 04 diciembre, 2008 18:11, Blogger Marujita dijo...

No tengo mascotas. Y los loros, en particular, no me gustan. Seguramente porque tuve algunas malas experiencias con loros. Siempre me pican.

Cambiando el ángulo... que opinás del plan de Lula para proteger la selva del Amazonas?

 
A la/s 04 diciembre, 2008 19:49, Blogger Robertö dijo...

Mientras no agarran confianza son jodidos los loros.

No estoy al tanto de lo de Lula, pero me preocupa mucho la devastación de la selva amazónica. Lo último que leí es que se siguen incrementando las superficies deforestadas y eso es altamente preocupante. Más allá de la potencial capacidad de captación de carbono de la selva, me preocupa que las futuras generaciones puedan saber lo que son los guacamayos o los jaguares por fotos porque ya no les quede sitio donde habitar.

 
A la/s 04 diciembre, 2008 20:35, Anonymous Maru dijo...

http://www.telam.com.ar/vernota.php?tipo=N&idPub=126941&id=264856&dis=1&sec=4

no tengo todavia mucha idea de lo que va a hacer pero parece que va a tomar medidas de fondo.

en realidad las emisiones de carbono son solo una parte del problema, está el qeu vos decís, y también otros igual de graves como la incidencia de la deforestacion en el cambio climatico. igualmente yo creo que es cada vez mayor la conciencia sobre los problemas ambientales y que eso se refleja en que hay mas politicas, en distintos ambitos, para preservar y conservar el medio ambiente

 
A la/s 04 diciembre, 2008 20:54, Blogger Robertö dijo...

Bueno, acabo de leer que las emisiones de carbono por efecto de la quema de selva son el 75% de las que emite Brasil. Por otro lado esto compromete el equilibrio y la recaptación de carbono. Un sólo árbol es capaz de captar tanto carbono como una hectárea de cultivos.
Lo poco que leí sobre el plan que mencionás (en una noticia del diario el país) habla del compromiso de actuar coordinadabamente entre los alcaldes de los estados donde se produce el mayor daño a la amazonia para evitar que persista la tala de árboles. Por otra parte habla de una replantación de especies que va a lograr a partir de indemnizar a los hacendados que queman selva para plantar soja.
Ojalá lo consiga, ojalá procure intentarlo al menos y no quede en uno de los tantos compromisos que quedan por escrito. En esto me siento medio indio Sioux, pero no puedo comprender que exista gente dueña de la selva, que se arrogue el derecho de quemar selva para plantar el comoditi mas rentable en el momento. No puedo comprender que haya alquien que sea dueño de la selva del mismo modo que no concebiría que alguien fuera dueño de una hectárea de mar o un metro cúbico de aire. Creo que estamos llegando a un punto de ruptura de algunos paradigmas antiguos. En particular porque ya somos demasiados para parcerlar el planeta y darle un pedazo a cada uno.

 
A la/s 05 diciembre, 2008 17:30, Anonymous Maru dijo...

yo si puedo comprender que exista gente dueña de la selva, que se arrogue el derecho de quemar selva para plantar el comoditi mas rentable... cuando hay gente que es capaz de traficar e incluso de matar a otra gente por qué creés que habría de tener alguna consideración con animales, plantas, medio ambiente, etc..?

 
A la/s 06 diciembre, 2008 11:47, Blogger Robertö dijo...

De acuerdo. A lo que me refiero es a tener por ejemplo un campo con monte natural y como es tu propiedad, explotarlo para luego plantar lo que te convenga más. Quiero decir, en el universo, a nivel global, ese monte cumplía una función específica, o varias, algo mucho más amplio que cumplir la función del lucro personal de un individuo. Por ejemplo con el agua no existe ese concepto, yo no puedo desviar el cauce de un río para mi beneficio personal por más que pase sobre mi terrenito. Creo que se está avanzando porque recién ahora se está tomando conciencia de que los pequeños impactos singulares producen un desequilibro masivo a nivel global, y la realidad se corre el riesgo de romper el equilibrio y llegar a un punto del que no sea posible retornar. Cuando menos perpetuando la especie para poder contarlo.

 
A la/s 06 diciembre, 2008 15:24, Anonymous Maru dijo...

En muchos lugares se han desviado cursos de agua para beneficio personal, Röberto. En gran parte las inundaciones que ocurren en algunas partes de la Provincia de Buenos Aires tienen esta causa. Para mi la solución pasa porque exista legislaciòn para parar estos abusos pero también que haya un debido control.

 
A la/s 08 diciembre, 2008 11:28, Blogger Robertö dijo...

El tema de los cursos de agua está reglamentado con mucha antiguedad porque la incidencia de desviar o cortar un curso es directa e inmediata. Sin ir más lejos mirá el lío que hay por la discutida violación del tratado del Río Uruguay por el tema de las pasteras.

La incidencia de otros daños ambientales es mucho más difusa, menos directa, aunque si acumulativa. Y en esto hay una naciente preocupación por reglamentar. A eso me refería.

 
A la/s 05 enero, 2009 15:54, Anonymous runescape power leveling dijo...

where you come from!

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Free counter and web stats