Rinocerontes eran los de Antes

Evolution

martes, febrero 10, 2009

Por qué

Hace un tiempo recordé el momento en que paseando por el puerto de Colonia, le pregunté a mi padre como era que un objeto de acero, tan enorme como un barco transbordador (un ferry) podía flotar en el agua. A mi no me iba tan bien con mis juguetes. Mi padre debió intentar darme una explicación (reconozco que no es fácil si no se introduce el concepto de densidad, pero es posible, por el lado de que el aire flota sobre el agua, y un barco tiene muchísimo aire adentro) y me dijo que eso se lo tendría que preguntar a fulano que era ingeniero, que seguramente lo tenía muy estudiado. Y fulano vivía en Montevideo y no lo veíamos nunca. O sea que en los hechos la respuesta fue "no jodas nene, vine acá a estar tranquilo".Hoy temprano cuando salgo a pasear a Gaia veo que es de día pero hay una luna bien redonda. Del otro lado el sol naciendo, también redondo pero naranja. Me vino a la mente el primer día que vi al sol y la luna ocupar el mismo espacio visual. Justo andaba mi hermano cerca y le pregunté si la luna podía salir de día. Y más o menos me dijo que si, que era algo que cada tanto pasaba. Como que era válido en el universo, no estaba pasando ninguna cosa fuera de lo común. 
Otra vez había estado pensando en el universo. Llegué a la conclusión de que si el universo fuera finito (acotado), entonces ese gran volúmen acotado debería estar adentro de alguna otra cosa. 
Y que eso tendría que ser infinito porque si también estuviera acotado lo que estuviera afuera  debiera ser infinito también. Había estado escuchando acerca de Dios y esas cosas. Entonces le pregunté a mi viejo, que me parecía razonable todo eso de que Dios fue haciendo las cosas de a poquito y que terminó haciendo el universo. Pero quien hizo a Dios? y quien cuidaba a Dios cuando era chico? Ahí no me derivó con el ingeniero, pero me quedó mirando silencioso durante unos momentos y me dijo que yo tendría que leer el génesis. El que qué?? que era esa palabra difícil? Me tiró con una biblia que aun conservo. Leí con interés las dos primeras carillas hasta
 que sale el tema ese de que no se podía comer del árbol de la ciencia. Y el lío que se armó porque el hombre comió de su fruto y la expulsión del paraíso. Y encima en la biblia que hablaban raro y no en el castellano neutro del conejo bugs bunny que lo entendía cualquiera. Yo razoné que había una incongruencia muy grande, como no se va a poder comer del árbol de la ciencia si mis padres y otros padres mandan a sus hijos a la escuela y nos enseñan ciencias. Esa noche cerré la
 biblia y no la volví a abrir por muchos años. 
Pero volviendo a las preguntas otra vez en la playa le pregunté a mi padre que por que motivo si el aire que nos envolvía era transparente entonces el cielo era azul. Me miró y después miró el cielo y luego de unos segundos me dijo que esa pregunta tendría que hacérsela a Enrique, que sabe óptica como loco. Pero Enrique vivía en Montevideo. Y las pocas veces que lo ví ni se me ocurrió preguntarle que por que era el cielo azul. Yo creo que a esa altura ya debí comenzar a probar con preguntarle a mi madre.

Y hoy mientras paseo a Gaia y recordaba todas estas preguntas veo caminando a mis pies un cascarudo de esos que se parecen a un rinoceronte, pero aquí les llamamos toritos. Y recordé la primera vez que ví uno. Estaba con mi hermano. Y le pregunté que por que se llamaban toritos si se parecían a rinocerontes. Mi hermano me dijo que porque aquí en Uruguay no hay rinocerontes. 
-Ah!


Pensar que ahora vamos directo a Google. Eso facilita mucho las cosas.

3 Comentarios:

A la/s 10 febrero, 2009 17:11, Blogger Trenzas dijo...

¡Qué bonitos recuerdos...! Siempre me haces pensar cuando hablas de estas cosas, porque me recuerdan tanto a mi propia infancia y a mi manera de no parar de preguntar, hasta cansar a todos los mayores que me rodeaban.
Aquí tampoco hhay rinocerontes, pero es así como los llamamos y también escarabajos ciervos, por eso de los cuernitos :)

En el post de abajo tratas un problema mayúsculo para el ecosistema marino; como las redes y el plomo.
Pero podemos todos hacer el esfuerzo de llevar nuestras propias bolsas de tela o papel al supermercado y no aceptar más bolsas de las malas.
Es una cuestión de concienciarse entre todos un poco.
Muchos abrazos, querido Roberto.

 
A la/s 27 febrero, 2009 00:45, Anonymous Anónimo dijo...

pues ya estás corriendo de vuelta al lugar donde recogiste el torito-rinoceronte, y le hacés el favor de permitirle vivir en su territorio, que es donde Dios, 'en el Génesis', lo puso; y en vez de mostrárnoslo en tu mesa, sacale una foto y nos la bajás para verla acá.
Las bolsitas que "te dan" en los comercios, "te las cobran bien cobradas".
Son bolsas para "los tontos" que no piensan, que no ven más lejos que la verruga de sus narices.
Desde hace siglos la gente ha ido a comprar o a buscar sus alimentos, provista de un "talego", una "alforja", un paño grande, y finalmente una bolsa hecha de materiales de larga duración y mucha resistencia para eso mismo, una larga duración y mucha resistencia, y la utilidad y el servicio que se espera de ella: una bolsa donde traer las compras, que sirva y dure mucho tiempo.
Acerca del color del cielo, ¿nunca se te ocurrió preguntar por qué el mar tiene el mismo color que el cielo?
Y en las clases de dibujo --que seguro que has tenido clases de dibujo en la escuela primaria, por lo menos--
¿nunca te enseñaron nada sobre qué es el color y por qué percibimos unos pocos cuando en realidad son innumerables? ¿no te enseñaron nada sobre la luz?
A veces sucede que no prestamos atención a las cosas que nos rodean, y acabamos perdiéndonos lo mejor de la vida por preguntar a otros para que nos den las respuestas que pudimos habernos dado nosotros mismos.
A veces andamos perdidos y llorando porque nadie nos encuentra.
A veces todo sale mal en nuestras vidas y únicamente nos ponemos a quejarnos y a criticar a todo el mundo porque "nadie hace nada para que vivamos mejor".
A veces se cae el techo de nuestra casa particular, y pensamos que somos muy desgraciados porque tenemos siempre muy mala suerte.
A veces se nos cruza el pensamiento 'casual' de que, 'quizás', teníamos que haber cuidado un poco la casa, para que no se nos viniese abajo.
Es como con la alimentación... hay quienes prefieren tomar vitaminas antes que pelar una fruta y comerla fresca, o tomar una ensalada en las comidas.
O como con la salud... alimentarnos como si fuéramos unos cerdos de engorde, y luego hacer como que ignoramos que estábamos haciéndolo, é ir al médico a contarle nuestra desgracia, diciéndole que "no sabemos por qué motivo estamos y nos sentimos tan mal de salud".
Y yo te pregunto a vos:
¿Dónde estabas, y cuando te diste cuenta de que tu presencia es una amenaza a la estabilidad del planeta?
Te lo pregunto porque, debe de haber pasado mucho tiempo desde que preguntaste a tu padre o a tu hermano acerca del color del cielo, y sobre el escarabajo.
También sucede cuando metemos nuestro dinerito al banco, y éste hace con él negocios que es posible sean deshonestos, o incluso ilegales. Tendríamos que exigir al banco la razón de permitirle "guardarnos" esos pesos que tanto nos cuesta ganar, no fuera cosa que un día nos encontrásemos con que ha desaparecido por "un mal negocio".
Sobre la Luna...
¿Tampoco estudiaste los ciclos de la luna en la escuela primaria?
¿Cómo es posible?
Si no conoces los ciclos de la luna y la influencia que ejerce sobre la agricultura, la vida en general, y sobre las mareas --aunque hay quien dice que sobre las mareas no influye (estarán mal de la cabeza)--, no conoces fundamentos científicos que sirven para que se produzcan muchos de los fenómenos que nos acompañan en la vida y que son realmente vitales.
Creo que estás comenzando a mirar para atrás, para poder entender lo que ahora tienes delante.
¡Apurate!
A lo mejor todavía estás a tiempo de cambiar algo de lo que te corresponde como habitante temporal de este planeta.
Ondina

 
A la/s 28 febrero, 2009 12:49, Anonymous robertö dijo...

Si. Luego de las fotos el torito fue colocado entre unas plantas, junto a un árbol en la vereda. Es la época y hay centenares en las inmediaciones de mi casa. Van emergiendo en oleadas desde dentro de la tierra. Están diseñados para circular por dentro de la tierra por lo que si agarras uno con tus manos se te escurre fácilmente. Son extremadamente fuertes para su tamaño. Ayer por la noche volvía de pasear a Gaia y veo un gato dando unos saltos sobre la calle, como si estuviera loco. Al acercarme veo que jugueteaba con un torito que cruzaba la calzada. El escarabajo adoptó una posición de defensa, con su cuerno enhiesto, lo que pinchaba la pata del gato y lo hacía dar saltos. Fue de esas situaciones que me gustaría haber filmado. El gato al ver a Gaia se puso a la defensiva y se despreocupó del torito.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Free counter and web stats