Rinocerontes eran los de Antes

Evolution

sábado, marzo 20, 2010

Una reflexión

Maestro dime una verdad
-Los hombres son crueles.

*

Esto lo pudo haber dicho Pitágoras, o Hermes Trimegisto, si es que alguien con esos nombres hubiera existido efectivamente. Es sabiduría antigua, que nos demuestra que el hombre en miles de años sigue siendo más o menos igual. Provenimos de formas más elementales de vida que se fueron sofisticando y el denominador común es que han tenido que ser egoístas para sobrevivir y transmitir su herencia genética. A diferencia de nuestros ancestros, nosotros nos damos cuenta. Me pregunto si pasaran miles de años más para protagonizar algun otro salto evolutivo que permita transmitir otros valores positivos de supervivencia o la ultraespecialización del egoísmo terminará sepultando este experimento de la naturaleza, la vida.

1 Comentarios:

A la/s 21 marzo, 2010 02:52, Anonymous Anónimo dijo...

No sé si provenimos de formas de vida más simples, pero sí estoy segura de que tú tampoco lo sabes. Sin embargo sé claramente algo respecto a esta discusión: NADIE lo sabe.
Creo que los hombres han pasado y perdido miles de años en estas disquisiciones, y que, en efecto, decidieron que para sobevivir debían quitar de en medio a cualquier forma de vida, contrincante o no, incluida la co-genérica, a la que tuviera miedo.
Si algo hereda el ser humano es su indefectible capacidad para tener miedo: temor a todo; y vislumbro que lo que llamamos egoísmo es una de las muchas pieles con las que el hombre se protege contra el miedo.
El miedo paraliza la razón y activa nuestro instinto, esa parte del interior de nuestro cráneo que ¿los científicos? dicen que nos viene de un supuesto pasado reptiliano.
También dicen ¿los científicos?, que ese otro pedazo de cerebro al que se dio en llamar límbico, supuestamente nos viene de los tiempos del "gateo mamiferino", o "mamiférico", o sencillamente "mamón primitivo", a secas, y que es donde se generan nuestras motivaciones básicas, y el órgano que nos permite controlar nuestra vida emotiva...
Y por último el neocórtex, otro trozo de cerebro que nos permitiría razonar, que es propio de nuestra "categoría de mamíferos superiores"... en cuyos límites ya "somos la leche"...
Francamente, no se por qué pierden tanto el tiempo en querer unirnos teóricamente a reptiles, aves, vacas marinas, vacas terrestres y demás lactantes cuadrúpedos y bípedos más o menos erectos y sapiens, cuando la verdad es que nadie ha sido capaz de hallar el "eslabón" que pudiese justificar tales teorías. Lo único que nos demuestra algo real de lo que somos, es el miedo cagón que domina nuestra conducta.
Nosotros, los humanos, construidos con los tres reinos de la naturaleza somos minerales, vegetales, y animales, los tres en uno; con estos elementos y formas se nos ha permitido, además, la utilización de un "enchufe" con el que conectar a voluntad con el Espíritu de la Naturaleza, y no sabemos si ese enchufe es nuestro, uno para cada uno, o si está en el éter que nos rodea y nos vincula con todo el universo físico, y es ESE el que, según la elección de nuestros razonamientos y sentimientos, se conecta con nosotros y nos hace mejores personas entre los demás seres humanos, nuestos congéneres.
Hay una verdad inapelable, es que todos, cada uno, somos responsables de lo que decidimos hacer en cada circunstancia de la vida en que ponemos en juego el propio bien, y el bien común. En un instante un ser humano puede estar comportándose como un santo, y en el siguiente un pensamiento negativo le podrá llevar a convertirse en un monstruo bípedo de tres cerebros, heredados o no de supuestos ancestros primitivos.
Eso es el ser humano.
Si la coherencia rige sus actos será tanto para ser destructivo como constructivo; si escoge la coherencia en lo constructivo para el bien común, será un ser útil a la humanidad, y casi seguramente también al planeta.
No creo que haya saltos evolutivos en función de un supuesto pasado reptiliano hasta llegar a ser humanos como lo somos hoy; sí creo que el quid de la cuestión está en el bien común, en el reconocimiento de una incontable multivariedad de formas de vida compartiendo simultáneamente la Tierra, que tienen intrínsecamente los mismos derechos de existir.
Creo que el salto evolutivo está en conseguir disolver el miedo; cada uno, cada especie, los propios miedos.
Un saludo y un abrazo.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

Free counter and web stats